México perdió a un gran fiscal y jurista

 

MaryC Colortouch

Cualquiera en este país sabe que cuando las cosas se ponen mal, se nombran comisiones o fiscales, casi siempre para que se pongan peor. Lamentablemente.

Pero no fue el caso del asesinato del periodista Manuel Buendía Téllez-Girón en el año 1984, resuelto por el fiscal Miguel Ángel García Domínguez en 1989.

Para hablar del doctor García Domínguez, recién fallecido en España, reconocido jurista sanmiguelense con una larga trayectoria académica y de servicio púbico; abuelo de los actuales diputados Luis Alberto y Ricardo Villarreal García, es necesario hacer un recuento de esa trayectoria, pero también, me permito compartirles mi admiración por el fiscal del caso Buendía.

Narró Miguel Ángel Granados Chapa en su libro “Buendía: el primer asesinato de la narco política en México” quién dicho sea de paso fue su maestro y amigo; que el crédito absoluto de la investigación que sentenció y encarceló al entonces Director Federal de Seguridad (DFS) José Antonio Zorrilla, autor intelectual del asesinato de Buendía cuando se supo descubierta por el periodista su relación con el narcotráfico, fue del doctor García-Domínguez.

Recuerdo haber leído que la pista contundente que llevó la investigación hacia Zorrilla, fue el hallazgo en un arresto, en los meses posteriores al asesinato, de placas que acreditaban como agentes de la DFS a personal al mando de Rafael Caro Quintero.

 “Miguel Ángel García Domínguez organizó una investigación amplísima y lenta, cubrió varias pistas, incluido Zorrilla. Sin embargo, una vez que descubrió quién era el asesino, cuando estaba a punto de detenerlo, el fiscal enfermó, y el encargado de ir por Zorrilla fue el propio procurador Ignacio Morales Lechuga, quien personalmente lo aprehendió, pero como resultado de una investigación larga que debe acreditársele a García Domínguez.”, relató Granados Chapa en su libro.

Años más tarde, fue nombrado también tercer fiscal especial para la resolución del caso de la masacre de campesinos en Aguas Blancas, Guerrero, del que, sin embargo, se encargó por un corto lapso de tiempo sin llegar a una resolución y nombrándose entonces a un cuarto fiscal. Mucho se dijo en los medios sobre su renuncia, pero lo cierto es que lo hizo porque el entonces Presidente de la República, Ernesto Zedillo, no le dio garantías para llegar hasta las últimas consecuencias.

Cuenta la periodista Soledad Jarquín que el doctor García-Domínguez dejó inédito un libro sobre su trabajo en el caso Buendía, cuyo manuscrito ella misma hojeó y leyó brevemente el año pasado en San Miguel de Allende. Ojalá pronto estemos leyendo ese legado que resulta por demás interesante para quienes creemos que la libertad de expresión y prensa es una condición para la democracia de nuestro país. Queda esa tarea para sus descendientes, que seguramente será lograda exitosamente.

Hoy, a petición de la diputada Beatriz Zavala, el pleno de la Comisión Permanente de la Cámara de Diputados guardó un minuto de silencio en su memoria, y es que esta pérdida para las familias Villarreal y García no es sólo para ellos. Dicho de otro modo, México pierde a un grande, justo cuando nos están haciendo falta hombres cabales para momentos coyunturales. Descanse en paz Miguel Ángel García Domínguez. 

El Doctor Miguel Ángel García-Domínguez fue Diputado Federal por el 2° Distrito Electoral en la Delegación Gustavo A. Madero en el Distrito Federal, por el Partido de la Revolución Democrática; nació en San Miguel de Allende, Gto, el 20 de diciembre de 1931.

Estudió la primaria y la secundaria en su ciudad natal; el bachillerato en la Universidad de Guanajuato. En la Universidad Nacional Autónoma de México estudió la licenciatura en Derecho, la especialidad en Finanzas Públicas, la maestría y el doctorado en Derecho; habiendo obtenido el doctorado en Derecho con mención honorífica.

Fue profesor por oposición de Derecho Fiscal de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México. Durante tres años fue Director del Seminario de Derecho Fiscal. Fue profesor de Legislación Tributaria Local y Municipal; de Derecho Fiscal Penal y de Teoría General de las Contribuciones, en la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México.

En la Universidad de Guanajuato impartió Teoría General de las Contribuciones, Contribuciones en Particular y Derecho Procesal Fiscal y en el “Seminario sobre Proceso Penal Acusatorio en América Latina”, “Diagnóstico del Proceso Penal Mexicano”.

En el Instituto Nacional de Ciencias Penales, impartió Delitos Fiscales. Publicó entre otros libros: “Teoría de la Infracción Fiscal”, “Las Infracciones Administrativas Federales y su Impugnación”, “La Reestructuración de la Procuraduría General de Justicia del Estado”, “Los Delitos Especiales Federales”, “Derecho Fiscal-Penal”, así como numerosos artículos en diversas revistas jurídicas y ha dictado gran número de conferencias en diversas universidades e instituciones de educación superior.

Fue abogado postulante durante más de 20 años.

Fue Presidente del Colegio de Abogados de San Miguel de Allende, Gto. y de la Federación de Colegios de Abogados del Estado de Guanajuato.

Fue Primer Sub Procurador Fiscal de la Federación, Procurador General de Justicia del Estado de Guanajuato, Sub Procurador General de Justicia del D. F., Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y Presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Guanajuato.

Deja un comentario