El índice global de paz

Gerardo Mosqueda

Con nada se puede comparar decir que vivimos en un país en paz, que en nuestro estado, en nuestra ciudad vivimos en paz.

El incremento de los índices de violencia y crimen es permanente y no se corrige con manejar cifras, la inseguridad asociada a decisiones contradictorias en materia de prevención y la ausencia de estrategias eficaces por parte de las autoridades afecta la convivencia cotidiana en una sociedad que se ve afectada por la incertidumbre y la falta de confianza en sus autoridades.

Se manifiesta agotada la capacidad de iniciativa de las autoridades para recuperar la confianza de los ciudadanos; hoy los mexicanos no creemos en las autoridades, en sus discursos plagados de cifras contradictorias, en las iniciativas tecnológicas para combatir el crimen, en la renovación de mandos en las estructuras policiacas.

Las encuestas ponen en los últimos lugares de confianza a las autoridades.

América Latina es la única región del mundo donde se combate al crimen asociado al narcotráfico con la intervención de la fuerza militar. En el informe del Institute for Economics and Peace (IEP, Londres) conocido como el Índice Global de Paz se reporta que en nuestro país la violencia significó un costo anual de 173 mil millones de dólares. Equivalente al 9.4% del PIB.

Es decir, que la corrupción gubernamental y la ineficiencia de autoridades y fuerzas policiacas contribuyen a la inseguridad y el costo estimado en 2013 fue de casi cuatro veces el pronóstico de crecimiento para nuestro país en el mismo período.

Mientras que el Banco Mundial pronostica el crecimiento económico en 2.7 % de PIB; el índice del costo anual de la violencia en el país es de 9.4 % del PIB. 

Las actualizaciones publicadas tanto por el Fondo Monetario Internacional como por el Banco Mundial no difieren de los pronósticos del Banco de México, el informe de primavera, como se le conoce al reporte de ésta semana estima que México crecerá entre 2.7 y 3.0 % del PIB.

No hay duda que la expectativa de crecimiento demanda el consenso de todos los mexicanos para alinear las oportunidades de mercado de todas las empresas y aprovechar la estabilidad económica de las naciones más poderosas que mantienen controlada la especulación y evitando periodos de volatilidad en las inversiones, las autoridades de los tres órdenes podrían estar alineando sus acciones para bajar el costo de la violencia y la inseguridad del país.

Mejorando las condiciones de seguridad en el país bajarían los costos que le representan las acciones criminales.

No hay duda que la seguridad es el ingrediente que estimula la inversión en los negocios y las empresas operan con mejores expectativas de crecimiento, pero la inseguridad deteriora toda expectativa.

Hasta la próxima en PROSPECTIVA.

Deja un comentario