Creer en México…

Gerardo Mosqueda

No me refiero a la selección mexicana, por supuesto que espero que gane frente a Holanda y siga la fiesta del mundial, con todo y porras, gritos y polémicas, estoy escribiendo algunas horas antes de que veamos el partido.

Me refiero a índices y reflexiones que se derivan de estudios recientes, de encuestas y de la información que procesan instituciones- fuente como el Banco de México, el INEGI, entre otros.

Creer en México es el título que lleva el estudio sociológico indicado por IPSOS e IMDOSOC: con nivel de confianza de 95% y un margen de error de 1.49 para una muestra nacional, abundante en la información, sólo me refiero a unos cuantos de los indicadores: sobre la importancia de que el gobierno rinda cuentas de sus gastos, el 64% de los ciudadanos considera que es muy importante.
Confían en la marina y el ejército, no confían en el resto de las estructuras del estado mexicano, especialmente el poder judicial tiene las más bajas calificaciones en cuanto a credibilidad.

No debiera extrañar que los legisladores estén calificados por debajo de los canales de televisión abierta mexicanos y el propio sindicato de maestros.

La tendencia de los mexicanos a menospreciar las instituciones garantes del sistema democrático no parece ser de la preocupación de los propios legisladores y menos de los dirigentes de los partidos políticos.

La encuesta fue realizada antes de que se dieran los debates sobre las reformas constitucionales y sus respectivas leyes secundarias. Los encuestados no tenían por qué  estar enterados de las reformas electorales, tampoco las otras llamadas reformas estructurales, sin embargo, la menor sensibilidad sobre lo que piensen los ciudadanos viene de los voceros de los partidos políticos. En un juego de chantajes se ha venido conformando la agenda legislativa, con un sobre-venta en los discursos sobre los beneficios que traerán. (Ahora todos reconocen que sólo la reforma fiscal tendría y tuvo impacto a corto plazo; por cierto, negativo para la economía nacional).

La sociedad mexicana está atrapada en la sobre presentación de los partidos políticos; estamos ante una partidocracia sin visión de futuro, tampoco del presente que deben resolver, en pocos meses estará la agenda electoral del país estrenando las reformas aprobadas por los actuales legisladores.

Las leyes ya están, la sensibilidad de los partidos políticos. Está por verse. Con el más bajo nivel de calificación por parte de los ciudadanos y sin mostrar preocupación por parte de los partidos nos acercamos al tiempo de elecciones.

Seguimos sin creer en México. Pero esperamos como buenos mexicanos que gane nuestra selección nacional.

Hasta la próxima en PROSPECTIVA.

Deja un comentario