Un recuento a la mitad del camino

Fernando García

El pasado sábado se cumplieron 18 meses de la administración municipal de San Luis de la Paz encabezada por el contador público Timoteo Villa Ramírez, exactamente la mitad de los 36 meses de gobierno.

Y hay que reconocer que existía una expectativa muy alta por parte de la sociedad en cuanto al desempeño que realizaría esta administración, entre otras cosas, porque el Contador ya había sido dos veces Tesorero Municipal, la regidora María Eugenia González y el Síndico ya habían sido Regidores y varios de sus directores también cuenta con trayectoria en la administración municipal ludovicense, sin embargo, pareciera que esa experiencia “les pasó de noche”, pues la ciudadanía ya habla de “la peor administración” en los tiempos recientes de este municipio. Se habla de un Alcalde que no cumple acuerdos, poco asertivo, terco, obstinado y con poco oficio político.

Los ejemplos: En seguridad, si bien la competencia es preventiva, las cosas están terribles, robos, asaltos, secuestros, abusos de autoridad y nuestro Presidente insiste en mantener en el cargo al director de policía Gerardo Rodríguez, quien encabeza una corporación intimidatoria, represiva y con pocos, muy pocos resultados.

Otro ejemplo, la conciliación de intereses sociales en las comunidades. Si en Mineral de Pozos los vecinos solicitan sus fachadas blancas y logran ese acuerdo respaldado por firmas habría que atender su solicitud, creo yo.

Si los habitantes de Vergel de Bernalejo respaldan con firmas una inconformidad con 17 años con la misma delegada, vale la pena atender su solicitud, creo yo.

Y como administrador y buen tesorero que fue, aumentar sólo porcentajes en los presupuestos sin mayor reingeniería para quedar con una nómina infladísima, tampoco parece ser la mejor manera de cuidarnos el dinero de todos. Fíjese, querido lector, que si juntamos los presupuestos asignados para el 2014 para Obras Públicas, DIF, JAPASP y Desarrollo Social no reúnen la cantidad asignada para sueldos.

Ya para concluir los ejemplos ¿se acuerda del compromiso a favor de constructores locales? Se dijo en campaña, se dijo en sesión, la comisión de obra lo avaló y nada. Una asignación  “fast track” de la obra de drenaje de la comunidad de San Ignacio, con una inversión de 7 millones y medio de pesos, con sólo tres empresas foráneas invitadas no parece muy congruente con los dichos ¿no cree Usted?

 

Deja un comentario