Mafalda y Asturias

Gerardo Mosqueda

No parece que han transcurrido cincuenta años de que se publicaron las primeras tiras cómicas de Quino, el argentino hijo de españoles.

La niña inquieta, rebelde, preguntona, ocurrente y sus amigos compañeros de escuela, de una familia clase media de Buenos Aires son el entorno preferido para cuestionar al mundo, para poner contra la pared a las ideologías, poner a prueba los silogismos existenciales y dejar un respiro para la reflexión, sin poder dejar de comer sopa, bajo el riesgo de entrar en conflictos bilaterales con su mamá.

Quino logra desarrollar una línea de pensamiento que llegamos a compartir con un gran sentido del humor, durante años buscamos las tiras cómicas de Mafalda; luego éstas evolucionaron con las tecnologías del diseño y hoy se pueden ver las películas en las redes sociales. Mafalda es de hoy, no se quedó en el pasado, sigue vigente en las nuevas generaciones que tienen contacto con ella.

Ferias de libros y exposiciones en varios países llenan la agenda para disfrutar la presencia de Mafalda y retomar los cuestionamientos agudos sobre economía, para discutir la importancia de comunicar con honestidad y dejar de engañar a la sociedad con pronósticos económicos fuera de la realidad.

Pasó una dura prueba cuestionando las visiones ideologizadas en los viejos conflictos entre el bloque soviético y el capitalismo norteamericano del que no tenemos intención de recordar, la crítica a los fanatismos de la época, que también han quedado atrás, aunque bien podríamos recurrir a éste humor ahora para señalar a los nuevos megalómanos rusos y las incongruencias migratorias del actual gobierno de estados unidos.

Humor con esperanza, con humanismo, con solidaridad sin lograr que le gustara la sopa, Mafalda es un compendio de filosofía de vida para llegar a ser universal, no sólo en lenguas latinas.

Desconozco cuales motivaciones prevalecieron en el comité del premio príncipe de Asturias para otorgarle el reconocimiento a Quino, el veredicto es incuestionable, merecido, oportuno.

Salió de la Argentina ideologizada, la que padeció el golpe de estado, regresó a la democracia y sigue vigente su crítica social, toda América también fue su tema de reflexión, tiene sentido pasar por densos tratados de filosofía y sociología para después relajarse con las tiras cómicas de Quino.

Seguirá siendo referente para cuestionar la corrupción en los gobiernos y sus cómplices y seguirá siendo un referente literario; la niña Mafalda llevó a Quino al reconocimiento del mundo de la cultura con el premio otorgado por el gobierno español.

Hasta la próxima en PROSPECTIVA.

@MosquedaGerardo

Deja un comentario