Sin Presupuesto, ocasión para el capricho

Fernando García

Ya estamos a mediados del mes de febrero y la Administración Municipal de San Luis de la Paz, aún no aprueba el Presupuesto de Egresos del ejercicio fiscal 2014.

Si consideramos que los presupuestos rigen por año-calendario, es decir del primero de enero al treinta y uno de diciembre del año respectivo, pues vamos atrasados ya con 40 días. Sólo como dato, la Cámara de Diputados puso ejemplo aprobando el presupuesto federal desde el 14 de noviembre de 2013 y el Congreso del Estado de Guanajuato desde el 19 de diciembre de 2013. Se llama orden, previsión, planeación, asertividad, oficio político. Todo ello se requiere.

También resultan preocupantes las declaraciones del Presidente Municipal, en las que asegura que no le preocupa, pues ha habido presupuestos que se han aprobado hasta marzo, y que entonces estamos a tiempo. Seguramente se refiere al presupuesto del ejercicio 2012, en tiempo de Javier Becerra como Alcalde y el propio Timoteo Villa como Tesorero; recordará Usted aquella lucha campal, también con ocasión del presupuesto, en donde las propias regidoras perredistas presionaban a Becerra y lo dejaron sólo uniéndose a la oposición. Lamentablemente, creo que igual estamos ahora. Seis regidores y el síndico en contra. El bloque opositor está integrado por León Ledesma de Nueva Alianza; Sagrario Villegas, Federico López e Israel Urías del PAN, Cristina Arvizu del PRD, Juan Antonio Méndez y Aarón Loyola del PVEM.

¿Y qué piden los regidores? Destituciones de directores, principalmente. Pero cuidado, no estamos hablando de esos directores, como Gerardo Rodríguez Trejo en seguridad con quien se han incrementando los índices delictivos y la violación de derechos de los ciudadanos que caen en manos de la corporación; o de otros que lo merecerían por su escaso trabajo y nula aportación. No, estamos hablando de directores sobre los que “sospechan” tienen aspiraciones políticas o simplemente no juegan de su lado. Por cierto, ya de paso, también piden obra para sus cercanos y pago de favores políticos, posiciones en todas las áreas para mantener “control”, dicen.

Lo único cierto es que, a costa del pueblo, estas negociaciones “políticas” tienen consecuencias sobre los ciudadanos. Por mencionar algunas, los subsidios de asociaciones de asistencia social como Bomberos, Cruz Roja Mexicana, Patronato Ludovicense de la Salud, y otras, no cuentan con recursos para subsidiar sus mayores gastos, como combustibles. Nos cuentan que incluso tienen créditos pendientes con sus proveedores para no parar su funcionamiento. Guste o no, el subsidio es un ingreso indispensable para ellos y ojalá que no ocurra algo grave que no pueda solucionarse sólo por falta del presupuesto municipal. ¿No cree Usted?

Deja un comentario