La memoria colectiva ¡no existe!

Gerardo Mosqueda

El gobernador del Banco de México les comentó a los senadores panistas que el pronóstico de crecimiento para 2014 sería del 3%, reconoció -como si hiciera falta-, que el gasto de inversión por parte del gobierno estuvo paralizado, con alto índice de subejercicio presupuestal y otras más historias que tienen detenido el desarrollo del país. Fue a su reunión en Morelia.

La expectativa de crecimiento sigue sostenida en las conjeturas de recaudación a partir de que entren en vigor las leyes secundarias de las reformas estructurales, sin poder estimar el efecto que tenga la tregua fiscal anunciada por el Secretario de Hacienda.

Mientras que los publicitarios están insistiendo en los beneficios de las reformas, la energética, por ejemplo. La incertidumbre crece. El desempleo crece, el subempleo también, la velocidad de respuesta que como país se necesita sigue dependiendo de la polémica que ya existe sobre la tregua fiscal.

El crecimiento económico no es una variable macroeconómica; es el resultado de combinar adecuadamente muchas variables que en general dan un primer resultado: confianza en los indicadores, en los mercados, en las autoridades, pero la confianza, a su vez, es una base de sustentación de las demás decisiones.

El tema es que la economía del país y en cada caso de las regiones y estados es impactada por las decisiones de las autoridades o por la ausencia de decisiones, la falta de confianza de la sociedad es una reacción que deriva de los hechos recientes y generalmente con algunas referencias de situaciones parecidas en tiempo pasado. Crisis de otros años sirven para explicar efectos presentes pero no es igual a querer repetir los fenómenos, simplemente que nadie está obligado a saberlo todo, excepto los que gobiernan, porque es su responsabilidad tomar las decisiones adecuadas para evitar que se repitan.

El hecho es que contamos con autoridades que se distinguen por no asumir sus responsabilidades en ningún orden de gobierno: el presidente Peña sigue sacándole lustre a la agenda complementaria de las reformas estructurales cuando ya pasó un mes y no se activa el gasto de inversión que, por cierto, el año pasado fue el tema de “ahora sí”, pero cerró el año con el más alto subejercicio presupuestal en décadas.

En el Estado integran ya los insumos para el informe anual, buscando como explicar con disuasivos publicitarios la ausencia de acciones que evidencian la falta de propósito, la ausencia de oficio, en el Municipio de León se fueron las ideas y llegaron las ocurrencias, una plática informal podría costar trescientos millones de pesos en beneficio de la ciudad, es lo que dicen que costaría el nuevo parque industrial sin proyectos, sin reglas de operación, sin idea, pero ya puesto en los medios de comunicación, agrediendo la inteligencia y el oficio de los propios reporteros. Son los que escuchan primero las declaraciones…

No es cierto que experiencias pasadas sean lecciones actuales, salvo que exista el propósito de evitar que se repitan las circunstancias, con nuevos actores políticos y en tiempo presente, la memoria colectiva seguirá siendo un recurso de análisis sociológico, cuando se recurra a él, a fin de explicarnos ciertos fenómenos que nos amenazan.

Hasta la próxima en PROSPECTIVA. 

@MosquedadGerardo

Deja un comentario