En fiesta de adolescentes circulan alcohol, cigarros y drogas

53ES0809 Salón Los pequeños héroes

San Luis de la Paz | Redacción 17 de febrero de 2014

Vecinos de la Privada de los Héroes aseveraron que el viernes 7 de febrero se efectuó una fiesta con gran cantidad de jóvenes de secundaria en el Salón Pequeños Héroes, saliéndose de control y generando riñas debido a la ingesta de bebidas alcohólicas.

Algunos habitantes de esa privada en la que se ubica el salón antes mencionado, dijeron en anónimo a este medio que no es la primera vez que se realiza este tipo de fiestas con jóvenes de secundaría, señalando que “no son tan seguido, pero sí ha habido 2 o 3 con jóvenes de secundaria”.

Manifestaron su preocupación debido a que representa un peligro para ellos y sus familias, puesto que “se pelean, avientan botellas y se pueden meter por las ventanas, además de que dejan vidrios de botellas y luego estos chiquillos salen y se pueden cortar”.

53ES0809 Salón de la fiesta

Dijeron que en la fiesta había un número considerable de estudiantes, tantos que “no cabían, eran un montón de chamaquillos cada quien con su botella de vino o cerveza”, además de comentar que los propios vecinos le pidieron control al dueño del salón; sin embargo, dijeron que aunque éste estaba en la puerta, no pudo controlar a los jóvenes que entraban y salían del lugar, incluso aseverando que toda la privada estaba llena de estudiantes.

“Le dijimos que estuviera pendiente y nos dijo que estaría aquí, de hecho estaba en la entrada, pero cuando podía con tantos si estaba lleno de lado a lado (de la privada) y el salón también, muchos se salieron”.

Refirieron que el dueño estaba solo en la puerta sin seguridad ni otra persona y que los jóvenes “no lo respetaban, no podía con todos”.

Los vecinos expresaron que los problemas se generaron alrededor de las 12:00 horas, asistiendo una patrulla, la cual intervino para retirar a los jóvenes de la privada; sin embargo, después de que los policías se fueron, los jóvenes regresaron a seguir haciendo destrozos con botellas y generando riñas.

“Vino la patrulla, los policías los echaron para allá, pero cuando se fueron los policías volvieron a regresar, al último los policías no se metieron ya, sólo estaba parada allá la patrulla”.

53ES0809 Restos de botellas afuera del salón

Agregaron que la fiesta concluyó alrededor de las 2:00 de la mañana, con restos de botellas en el piso, las cuales tuvieron que ser retiradas al día siguiente por los propios vecinos.

La denominada “Fiesta Loca” se convoca a través de redes sociales y se ofrece información personalizada a quien se contacte vía Facebook. También llama la atención la declaración del Director de Seguridad, quien afirma no conocer del tema y, sin embargo con ya se mencionó, los vecinos aseguran que hubo presencia de patrullas de en el lugar. En general las autoridades dicen no estar enterados.

Reproducimos en este espacio algunos testimonios de asistentes a la fiesta. Cabe destacar que los nombres han sido cambiados para proteger a los menores de edad que accedieron a la entrevista.

53ES0809 Fiesta Loca IIPaty estudiante de sexto de primaria nos comentó que en la “Noche Loca II”  le dieron de beber un agua de sabor que “sabía raro” y que antes de terminarse esta bebida comenzó a marearse, por lo que le pidió a su prima de 15 años la llevara a su casa. Dice que “ahí había chavitos con monas y fumando marihuana, me dio miedo.”

Laura quien tiene 14 años de edad y estudia la secundaria, dijo que esa fiesta le encantaba porque podía “ligar y conocer amigos”. “Estuvo chidísima, de poca madre”, aseguró. Le cuestionamos si fue con permiso de sus padres a lo que contestó: “¡Cómo crees! […] me matan si enteran”, le preguntamos por qué y se negó a contestar.

Por su parte una pareja que dio permiso a su hija estudiante de primero de secundaria de la ETA para ir la fiesta, la llevaron al lugar a las 8 de la noche y se fueron a cenar. Al regresar a casa se dieron cuenta que su hija había dejado la chamarra por lo que alrededor de las 9:15 pm regresaron a la fiesta para llevársela. Nos dicen: “Llegamos y eso era un desastre, había niñas y niños tirados en el suelo de borrachos y un olor a marihuana impresionante, agarré a mi hija y la saque de inmediato de ese lugar”.

Finalmente, Pedro, quien estudia en la secundaria Vanguardia dice que en esa fiesta hay gente que conecta a los estudiantes para que en la semana “vendan tachas en las escuelas”. Le preguntamos sí él vendía o si ha consumido alguna droga y nos contestó: “No, yo no, pero varios compañeros sí venden, pero yo no las consumo, a lo más que he llegado es a darle una fumada a un churro de mota ahí en la ‘party’.”

Deja un comentario