Don Tobi, toda una vida como telegrafista; 50 años de servicio público

Don Tobi

Ama su trabajo y todos los días viaja de Aguascalientes en donde vive, a León en donde trabaja.

León, Guanajuato | Maricarmen Rivera con información de Fernando García | 14 de febrero de 2014

Don José Tobías Velázquez Acosta es telegrafista. Ha dedicado ya 50 años de su vida a este oficio en la paraestatal mexicana. Originario de Ojo Caliente, Zacatecas, de 69 años de edad, de padre y abuelo telegrafistas también, actualmente se desempeña como técnico de comunicación en la oficina de León, Guanajuato.

Pero José Tobías radica en Aguascalientes, desde donde todos los días viaja hasta León para cumplir con su trabajo. Nos cuenta que se levanta cada mañana a las 4:15 para llegar a la central y viajar “de ride” hasta León, dice que casi todos los choferes de la ruta lo conocen y lo llevan y traen.  Lo hace para ahorrar “porque los salarios son bajos”, pero también para tener la oportunidad de llegar a cenar a su casa y a encontrarse con su familia, como buen padre de sus tres hijos.

En entrevista para El Semanario, José Tobías nos comparte que lo mejor de su trabajo como servidor público ha sido la oportunidad de superación. Dice que cuando ingresó al servicio, el 1 de julio de 1963 en la oficina de León, entró como mensajero, pero tiempo después fue enviado a estudiar a la Ciudad de México para convertirse en Técnico en Comunicación Eléctrica, y no ha dejado de actualizarse para desempeñar su función.

Afirma “soy gente de telégrafos, formado en telégrafos”; y cuenta con orgullo que su abuelo, José Velázquez Villegas, de Lagos de Moreno, fue celador de líneas en tiempos de la Revolución y su padre también brindó su vida al servicio público en Telégrafos Mexicanos como mensajero en Ojo Caliente, Zacatecas. José Tobías es la tercera generación en este oficio.

Este ejemplar telegrafista, recuerda con cierta añoranza los tiempos en que se usaban los telégrafos de código Morse, le tocó usar luego el teletipo, la radio telegrafía, las claves automáticas y ahora el funcionamiento vía satélite.

Lleno de anécdotas interminables, Don Tobi -como le llaman cariñosamente todos sus compañeros-, nos platica, sin revelar remitentes ni destinatarios, algunos mensajes curiosos o chuscos que le tocaba transmitir.

Nos dice por ejemplo, que antes los mensajes que se enviaban desde La Paz, Baja California, se recibían en Tacuba 8, en el Centro de la Ciudad de México y que era usual que a esos mensajes se les “fuera la onda”; por lo que el mensajero no podía más que “armar” el mensaje “como mejor conviniera, siempre con amabilidad”.

Y nos cuenta cuando tuvo que inventar casi todo un mensaje en el que sólo alcanzó a escuchar  del sistema de radio telegrafía: “Te amo, mi amor”.  De esta suerte, aunque el origen histórico de la conmemoración del  Día del Telegrafista en México es otro, no cabe duda que para los buenos mensajes y los mensajes de amor, el día perfecto para el celebrar a los telegrafistas es el 14 de febrero.

También nos comparte Don Tobi, que desde el sexenio de Ernesto Zedillo siempre se corre el rumor en Telecomm, que el organismo va a desaparecer o que se va a privatizar. Lo cierto, es que en esta época de modernidad, Telecomm sigue siendo para muchas regiones del país el llamado “banco de los pobres” y se mantiene vigente ofreciendo más de 100 servicios distintos para sus usuarios, entre los que destacan por supuesto los mensajes, pero también los servicios financieros.

Aunque después de 50 años de servicio el paso siguiente para Don Tobi sería su jubilación, dice que una vez que los cumplió ya no es su meta, prefiere seguir en activo para “no acabarse con la edad”. Afirma que las nuevas generaciones nos cansamos muy pronto y nos aconseja “buscarle”; dice también, y estamos de acuerdo, que “los más necesitados siempre son los más empeñosos” por lo que nos aconseja mantenernos siempre en actividad.

Sin duda su pasión por el servicio público y las telecomunicaciones lo mantienen de pie y siendo orgullo de los telegrafistas mexicanos. El Semanario les desea felicidades a todos en su día, y en especial a los servidores de telégrafos de nuestra región y nuestro Estado.

Deja un comentario