Más de 20 días incomunicados: El agua “ya sólo les llega a la cintura”

nota Victoria

Victoria | Redacción | 14 de octubre de 2013

Al llegar a la comunidad  Álamos de Martínez después de tres horas de camino vía La Presa de El Realito, nos comenta la dueña de la tienda en donde hay servicio telefónico que los alumnos que van al videobachillerato originarios de la comunidad Agua Fría han cruzado ya la última semana el río para acudir a clases. El agua, según nos relata “ya sólo les llega a la cintura” pero ya pueden pasar. Eso han hecho todos los días para poder llegar a la escuela.

Y es que, después de más de 20 días incomunicados por las copiosas lluvias que se registraron en casi todo el territorio nacional el fin de semana en que celebramos la independencia, los habitantes de las comunidades de Tres Pasos, Agua Fría y La Vereda, prácticamente no salieron de sus casas y no tuvieron suficiente abasto.

Una hora después y tres cruces de río más adelante pudimos por fin llegar hasta ahí. Aproximadamente viven en Agua Fría unas 40 familias. La Señora María Juana nos comenta que “sinceramente me dio mucho miedo esta temporada de lluvia, no podíamos salir a nada por muchos días”  pero el domingo pasado ya pudo incluso acudir a misa porque el Padre ya fue a realizar los oficios religiosos.

La Señora Dolores comenta que los últimos días antes de que la Presidencia les mandara ayuda ya no tenía nada que cocinar y que lo que normalmente se puede recolectar del campo lo había arrasado el agua.

En la tienda de Tres Pasos no ha llegado ni el camión repartidor de refrescos, lo que dicen “hace mucha falta”.

Y en el camino de salida en la comunidad El Tepehuaje nos encontramos la misma situación aunque hasta ahí si hubo manera de llevar antes la ayuda que nos dicen les entregó el DIF de Victoria.

Es importante señalar, que este medio reportó en su momento la situación que vivían estas comunidades en la Sierra Gorda y que por ello pedimos su apoyo para llegar hasta ellos habiendo entregado otra parte de la ayuda el pasado lunes.

Quisimos compartir con ustedes este relato y queremos también agradecerles a nombre suyo y nuestro su amable aportación, pues gracias a esa generosidad pudieron sentirse acompañados y aliviar la carencia en un momento crítico. Les compartimos también las abundantes bendiciones que nos manifestaron.

Infinitas gracias a nuestros lectores, en especial a Berenice Muñoz, Juvenal Zarazúa, Fernando Zarazúa, Octavio Martínez, grupo Literata, Adrián Camacho Trejo Luna, Francisco Javier Contreras, Juan Ignacio Torres Landa Aranda y Ricardo Villarreal García.

Deja un comentario