Con voluntad ¿se avanza?

Fernando García

Cada vez más, sorprende la operación política del Alcalde de San Luis de la Paz, Timoteo Villa Ramírez. Cuando inició su mandato, las expectativas de la gente eran altas, un gran porcentaje de la población esperaba que sucedieran cosas importantes en el municipio.

A favor, parecía tener la integración de un Ayuntamiento con mayoría absoluta, pero se buscó la unanimidad, como una mejor forma de gobierno, parecen que dan miedo los acuerdos de mayoría como si no se tratara de eso la política y la democracia. Los resultados los vemos todos los días: La negociación con regidores de oposición los colocó en una posición privilegiada y dejaron en sus manos asuntos sobre los que hoy tienen control en decisiones y hasta recursos. Y lo presumen.

Sumemos, que gracias a esa decisión, una vez que fue repartido el poder se agruparon en torno a los distintos regidores, los directores y funcionarios de los temas afines. Parece que ahora hasta tenemos una competencia para opacar el trabajo de Villa Ramírez por sus propios directores.

La esperanza de algunos volvió esta semana, cuando se esperaba la renovación de las comisiones y un “golpe de timón” en la agrupación de toda su administración. Pero no ocurrió.

Ratificó a varios regidores en sus comisiones, como el caso de León Ledesma en seguridad pública quien ha pasado un año con promesas, insultos e incluso confrontaciones con la prensa, y qué decir del aumento de la inseguridad y los oídos sordos del Director.

Ahora preside también la Comisión de Obra Pública, desplazando de ese encargo a Saúl Lino que era ¡¿uno de los suyos?!. No olvidar que es el primer regidor priista.

La integración de las comisiones más “pesadas” y mayor afluencia de recursos y actores dan un panorama en dónde están las confianzas del Alcalde. Aunque cueste creerlo. Dicen muchos políticos que ahí dónde pones el dinero está también tu confianza.

Y qué decir sobre la falta de resultados de algunos directores. En campaña cualquier apoyo es bueno, pero para gobernar, no cabe duda que los perfiles profesionales hacen falta. Ahí están por ejemplo, quienes no hacen equipo con su equipo, pero sí con los contrarios naturales, los regidores de oposición.

En Comunicación Social hasta acusaciones de maltrato. Con el objetivo de mermar el trabajo que se hace, se ordena fotografiar a unos y dejar fuera a otros. Lo verdaderamente curioso en esta orden, es que los favoritos no resultan ser los de casa y los compañeros de partido.

Habrá quien afirme que estas palabras son una campaña en contra de algunos funcionarios. Dicen que la verdad no peca pero incomoda, que lo juzgue la sociedad. Hay incongruencias. Es evidente. Y recordemos que no tomar decisiones también tiene consecuencias. Falta más que voluntad para que San Luis de la Paz avance, o al menos que haya acuerdo de tan múltiples voluntades.

Si Timoteo Villa se da cuenta de todo este enredo y no hace nada, pues muy mal. Si lo sabe y por eso no hace nada, pues también muy mal, ¿No cree Usted?

Deja un comentario