Triste pero así es, lo perdimos.

Fernando García

En ediciones anteriores en este medio, en forma impresa y electrónica, hemos publicado notas que tienen que ver directamente con el actuar público del Regidor León Ledesma Jaramillo. Una de ellas, recordarán, con base en un oficio que nos hizo llegar Agustín Tolentino, en el que se le citaba para notificarle oficialmente que el Comité de Feria encabezado por León Ledesma, lo había designado como el empresario encargado de la organización del Teatro del Pueblo; y otra nota, con imágenes que mostraban que Ledesma Jaramillo portaba indebidamente una chamarra oficial de la Policía Municipal en un evento público.

Por ello, en la sesión pasada de Ayuntamiento, fuera de la orden del día y en mi opinión sin que su enojo constituya un asunto de interés general, León Ledesma comenzó a gritar (porque fueron gritos) que yo lo amenacé con publicar la demanda del empresario si no me compraba publicidad para el periódico y que la firma que aparecía en el oficio no era la de él sino que yo la había falsificado. Desde luego es mentira.

Dijo también, bueno, gritó también, que se puso una chamarra oficial de la Policía Municipal porque tenía frío y porque él se puede vestir de policía ya que es el Presidente de la Comisión de Seguridad Pública. Luego añadió que nos hacía responsables de lo que le pudiera pasar a él o a su familia.

¡Ah qué mi Regidor tan ocurrente! Si no hubiera antecedentes de los “circos” que hace en las Sesiones de Ayuntamiento, las de antes y las de ahora, pues me hubiera molestado. Y sí me molestan las mentiras. Pero basta recordar la ocasión en que lo destituyeron de su cargo de Secretario del Ayuntamiento, cuando lloró, lloró y lloró ante el pleno de ese Colegiado; basta recordar sus chistes, anécdotas y metáforas cómicas en sus intervenciones a título de representante de la sociedad. Y luego recientemente cuando dijo que en donde se paraba “hacía escuela” pero luego no supo ni la capital de Turquía.

O lo peor, las falsas promesas para la gente en la organización de la feria, como que los estacionamientos cobrarían 10 pesos y luego hasta al propio Presidente Municipal le cobraron 30 pesos; o que iba a haber circuito cerrado para la vigilancia o que los juegos eran todos gratis. ¿Qué tal eso de beneficiar con recursos de la feria a familiares de los panistas? Unos evidentes y otros sin poder ser comprobados porque las facturas son de una imprenta local, pero en fin.

Está claro que el Regidor Ledesma tiene problemas serios de memoria y soberbia, se le olvida quién lo ha ayudado y quién lo ha pateado metiéndose hasta con su familia. Deseo que Dios lo bendiga y lo cuide de sus verdaderos enemigos. Cuando en medio de mentiras se habla con la verdad es normal que duela, pero todos saben que no somos un medio terrorista ni que amenace.

Finalmente, lo que a Usted y a todos sí no importa, lo que sí es de interés general, es que sigamos informados sobre las acciones públicas de todos los funcionarios, porque estamos convencidos de que debemos conocer sus palabras pero también sus hechos, no se puede dar la razón a quien cuando la realidad no le conviene, la quiere cambiar.

De este altercado de letras quien debe ganar siempre es la sociedad informada y crítica, será mejor que gane siempre la verdad, la honestidad, la coherencia y la legalidad. 

Deja un comentario