Alguien tenía que hablar

Fernando García

El PRI en Guanajuato está a punto de perder la gran oportunidad de poder consolidar el crecimiento que logró Juan Ignacio Torres Landa (qepd) en las elecciones pasadas, logrando darle una cantidad importante de votos al PRI en el terruño.

Y digo que puede perder la oportunidad, por que en lugar de consolidar una candidatura de unidad y decidirla rápidamente, han dejado que el asunto se haga viejo y que cada vez haya más aspirantes a la dirigencia estatal de este instituto político.

Creo que no es posible que ninguno de los dirigentes pongan en su lugar a quienes andan de adelantados y exhibiéndose por varios municipios, dejando claro que lo que les interesa es el cargo y no el partido. Tan es así, que el pasado viernes salió a dar declaraciones muy fuertes el reconocido abogado leonés, Paulino Lorea, quien hizo un llamado a no entregarle el partido a “los traicioneros” refiriéndose a Rigoberto Paredes el Líder de la Confederación Nacional Campesina  (CNC) que junto con algunos de sus simpatizantes, tomaron durante más de un mes las instalaciones del PRI estatal en represalia porque el gremio no fue considerado en la lista de candidatos plurinominales y que amenazaron con retirar por su apoyo al entonces candidato al gobierno del estado, Juan Ignacio Torres Landa. Paulino Lorea enfatizó que esas fricciones que quedaron ahí pendientes, tienen que solucionarse.

Así lo dijo quien también aspira a la dirigencia estatal del PRI en una entrevista al Periódico El Correo: “No es fácil, porque entonces si el liderazgo quedara dentro de una de esas facciones, el mensaje que se dirigiría a todos los demás priistas a nivel estatal, es: ‘traiciona, sabotea, no apoyes, y tu premio será la presidencia del Comité Directivo Estatal’, creo que no sería un mensaje correcto”, y es que Paulino así es, recto, duro y directo.

Sin embargo, es lamentable esta declaración, no por el declarante ni por el contenido, sino por que debió provenir necesariamente de la dirigencia.

Aun así, quisiera destacar que lo que este abogado dice retumba fuerte y alto. No podemos olvidar que fue pieza fundamental en la campaña de Bárbara Botello quién le quitó la joya de la corona al PAN y es además, quién formuló la estrategia legal en la demanda en contra del ex gobernador Oliva.

Mientras son peras o son manzanas, la decisión del nuevo dirigente será hasta el mes de enero del 2014 y quien sabe en qué condiciones lleguen los priistas en tanto tiempo de desgaste y señalamientos.

Deja un comentario