Proyecta lo mejor de ti en la mesa

Diana

Te voy a compartir algunos tips de etiqueta en la mesa, pues no debemos olvidar que una de las cosas a las que no le debemos restar importancia es cómo comportarnos de manera adecuada; no está de más conocer estos detalles que marcan la diferencia a la hora de convivir con nuestros seres queridos, amigos, compañeros de trabajo o en los negocios.

Es importante recordar que cuando me refiero a la etiqueta en la mesa, hablo del “conjunto de normas de educación a la hora de comer en grupo y que incluye el correcto manejo de los utensilios, mantelería, recepción de invitados y alimentos”.

Me interesa mucho hablar de esto, porque la intención es que al tener en cuenta estos detalles y llevarlos a cabo en tus reuniones y convivencias sociales, te sientas en total libertad, con comodidad y te enfoques en lo realmente importante: disfrutar la compañía.

Por eso, te compartiré algunos tips para que los practiques cuando estés en una comida o cena y con estilo.

          • Comienza a comer solo cuando lo el anfitrión haya empezado.
          •  No soples la cuchara para enfriar la sopa, ¡esto se ve muy mal!
          •  Come despacio y por supuesto, mastica con la boca cerrada. (Parece obvio, pero no está de más decirlo)
          •  Los huesos de las carnes como el pollo o chuletas no se “chupan”.
          •  Tampoco debes hacerlo con tus dedos o con la lengua al rededor de tu boca.
          •  La servilleta, si es de tela, se pone en tus piernas, justo en el momento en que comienzan a servir el primer plato y sin hacer aspavientos.
          •  La servilleta, si es de papel, se deja a la derecha  del plato y tratando de que no se vea la parte que ha quedado “manchada”, no la arrugues.
          •  No ofrezcas un bocado para “probar” a otra persona con tus propios cubiertos, aunque tengas mucha confianza con las personas que convives, esto es de muy mal gusto.
          •  Si decides hacerlo, lo correcto es poner una pequeña porción en otro plato pequeño y compartírselo.
          •  Como cuando éramos niños, esto nunca debes dejarlo de lado: Los codos no se apoyan en la mesa.
          •  Cuando haces una pausa, para hablar o masticar lentamente tu bocado, se disponen los cubiertos a ambos lados del plato (uno en la posición de las 8 del reloj y el otro en disposición de las 4).
          •  Cuando has terminado de comer se dejan en paralelo, en el centro del plato y juntos, en posición vertical o de las seis y media. ¡Practícalo!
          • Cuando termines la sopa o caldo, deja la cuchara siempre sobre el plato.
          • Evita beber mientras tengas alimento dentro de la boca, pásate el bocado y después toma el líquido.
          •  Evita comer mariscos o pescados con las manos.
          •  El plato de pan siempre se pone a la izquierda, se parte en pedazos pequeños, nunca se hace con un cuchillo, es válido hacerlo con las manos. Discretamente, claro.
          •  Recuerda, en caso de brindis nunca se deben chocar las copas.

 ¿En qué momento levantarse de la mesa? Lo indicado es siempre que el anfitrión haya puesto su servilleta encima de la mesa.

Por supuesto, no fumar. Además de que no está permitido en restaurantes, el olor podría desvirtuar el sabor de alimentos y bebidas.  No lo hagas ni en casa, si es posible.

Recuerda que lo más importante es que te sientas cómodo y dedicado a disfrutar el momento.

Haz que las cosas sucedan… y que te sucedan a ti!

@Dianpre

Deja un comentario