Boda en un edificio público

 

29ES01 Portada Boda

Muchas cosas se han dicho ya sobre el Centro de Atención a Visitantes (CAV) en Mineral de Pozos desde sus inicios. Cabe recordar que a más de un año de distancia de su inauguración con ocasión del nombramiento de Mineral de Pozos como Pueblo Mágico, continúan los trabajos en la obra. “Elefante blanco” es uno de los calificativos que usan habitantes, prensa y hasta algunos funcionarios públicos para referirse al CAV.

Pero lo más importante que habría que recordar ahora, es que se trata de un edificio público. Y conviene no perder la atención sobre este punto.

En su momento, se dijo que la inversión de 24 millones de pesos en su construcción sería fructífera en muchos sentidos, pues ahí se albergaría la primera enfermería del pueblo, un museo, mirador, invernadero, área comercial, cafetería y un restaurante. Nunca, en el discurso público, se habló de que sería también un “salón de fiestas”.

Y en ello se convirtió el sábado 18 de mayo. Cualquier transeúnte o conductor que circulara por su frente pudo darse cuenta de que ahí había fiesta. Fiesta que duró mucho más allá de la media noche, cuando este medio pudo darse cuenta del acontecimiento.

29ES01 Portada 1

Fue una boda. Y lo que tiene de particular este enlace matrimonial es precisamente haber realizado su recepción nupcial en un edificio público. Se casaron Montserrat y Everardo, hijos de ejidatarios de Mineral de Pozos, los donadores del predio que hoy ocupa el CAV, antes mejor conocido como “La Cerillera” cuya propiedad se disputó en tribunales por demanda de un ciudadano frente al ejido hasta hace poco tiempo.

Cuestionado al respecto de este evento de carácter privado, el Director de Desarrollo Turístico, Luis Gerardo Sánchez Sánchez, aclaró que el gobierno municipal no tiene el control del lugar, ni acceso, pues no tiene llaves del inmueble, por lo que el responsable de otorgar permisos para eventos es directamente el gobierno estatal.

En entrevista para El Semanario, explicó que el miércoles de la semana pasada entregó las llaves de un área del CAV que se había utilizado para el Festival del Mariachi y posteriormente el viernes sólo se enteró de que habría un evento.

Por lo anterior, dijo que un aspecto de esta índole, “no lo había visto en ninguna ocasión, [el] gobierno municipal no tiene acceso al lugar y que otras personas accedan al lugar para este tipo de eventos es hasta molesto”.

Asimismo, mencionó que cuando el municipio requiere hacer un evento en este lugar, tiene que solicitar mediante un oficio el permiso, para que posteriormente la empresa a cargo de la todavía construcción, les preste las llaves. Hizo énfasis en que sólo recuerda dos eventos en los que su dependencia ha solicitado el lugar.

También, agregó la necesidad de que gobierno del estado vía la Secretaría de Turismo, haga un análisis y un reglamento sobre el buen manejo de este tipo de obras públicas.

Finalmente, Ángeles Zárate, de la Dirección General de Desarrollo Turístico dependiente de la Secretaría de Turismo, afirmó vía telefónica que para atender una petición de esa naturaleza tendría que consultarlo con su jefe inmediato, pero sonriente o nerviosa, afirmó que “eso no se puede porque es un proyecto que todavía no está terminado”.

Deja un comentario