Reforma financiera, toca su turno!

Gerardo Mosqueda

No parece haber problema a la vista para que el ejecutivo federal presente la iniciativa de reforma financiera, la cuarta reforma estructural en casi cinco meses de la administración del presidente Peña.

La reforma tiene un enfoque estratégico: activar a la banca de desarrollo y a la banca privada replanteando las políticas de crédito a las micro, pequeñas y medianas empresas., el contexto de las pequeñas empresas es verdaderamente complejo, de difícil acceso, de incertidumbre, de pronóstico impreciso, desconfianza en su relación con las normas gubernamentales y por si le hiciera falta, se encuentra muy lejos de ver a la banca de desarrollo y la banca privada como aliados en sus audacias empresariales.

México es de los países del mundo con menor indice de colocación de crédito al desarrollo y no se diga de la banca privada. Y tiene cierta explicación, cuando la banca privada tiene como premisa que la empresa debe ser solvente en bienes raices o equipo para garantizar una línea de crédito, hasta por cuatro veces la cantidad requerida para los nuevos proyectos dentro de la empresa.

Alguna vez que me tocó oír sobre una garantía baja; la petición era dos veces más el valor del inmueble, en posesión del representante legal, para garantizar una línea de crédito. Es decir, que hay que tener dinero para garantizar al banco, antes que tener para capital de trabajo.

La tendencia en las empresas es crecer lento pero seguro, no acudir a los bancos, ni privados, ni de desarrollo, tratar de financiarse con los recursos de los proveedores, buscar como los afecte lo menos posible el pago de los impuestos, bancarizar lo estrictamente necesario porque aún los servicios bancarios tienen costos muy altos y se vuelven carga para los estados de resultados de dichas empresas…

Por estas razones, entre otras, es que México es de los países con índices muy bajos en la toma de crédito al desarrollo.

Pero resulta que al mismo tiempo es una economía con generación de empleo estable, aunque de porcentaje muy bajo, el mes de marzo cerró con 3.4 la tasa de crecimiento del empleo con prestaciones sociales. Y el mayor número de nuevos trabajadores los están contratando en las micro, pequeñas y medianas empresas, es posible que ahora sí se esté entendiendo que el futuro del país está en manos de las empresas de estas dimensiones, que la mediana empresa hoy requiere equipos de alta tecnología, pero eso le permitirá comercializar en línea y colocar su producción en mercados internacionales que se distinguen por ser exigentes. 

Sobre todo, estará en condiciones de pagar mejores sueldos a sus empleados y mejorará su relación con proveedores y clientes.

Por lo pronto está la iniciativa lista, vendrá el cabildeo con los organismos empresariales, saldrán a relucir los acuerdo previos con la banca privada y siendo compromiso del pacto por México, los partidos harán su parte con los grupos parlamentarios.

El tema de fondo sigue siendo delicado: si la reforma no contiene los mecanismos que regresen la confianza de los empresarios en los banqueros y en el gobierno; pasará como una reforma estructural, sin duda, pero no estará en condiciones de ser un entorno normativo que impulsa el desarrollo de México.

Hasta la próxima en PROSPECTIVA.

@MosquedaGerardo

Deja un comentario