Lo del agua al agua

Maricarmen-Rivera-150x150

Cada vez es más recurrente en nuestra región el tema de la escasez y contaminación del agua. En la edición pasada, por ejemplo, reportamos la urgente solicitud de abastecimiento de agua que hicieron las comunidades Zamarripa, San Pedro y San Juan. Afortunadamente el Ayuntamiento aprobó darles prioridad y ello concuerda también con la responsabilidad adquirida en la semana pasada con la Procuraduría de los Derechos Humanos del Estado de Guanajuato. Es necesario realizar para los ciudadanos el derecho al agua.

Para nuestro país, apenas en el 2012 se reformó el artículo 4 de la Constitución Política para reconocer el derecho al agua y saneamiento, un derecho fundamental que se relaciona con otros derechos que tenemos los mexicanos, derecho a la vivienda, a la salud y  la alimentación.

Este derecho al agua incluye tres elementos fundamentales: El primero es disponibilidad, entendida como la obligación del Estado (Municipio-Gobierno) de abastecer agua a las personas de forma continua y suficiente para el uso personal y doméstico. Otro elemento es la calidad, que implica limpieza química y biológica además de un olor, color y sabor aceptable. Por otro lado se encuentra también la accesibilidad con cuatro dimensiones: El agua debe estar cerca físicamente, debe ser económica pues los gastos asociados al suministro no deben poner en peligro la realización de otros derechos como la alimentación por ejemplo, tampoco debe haber discriminación en su suministro y finalmente el derecho incluye el acceso a solicitar y difundir información sobre la situación del agua.

Es decir, que las demanda de las comunidades de Zamarripa, San Pedro y San Juan no sólo son lógicamente justas, sino legítimas desde la perspectiva de derechos.

Y es que el Municipio tiene una fuerte responsabilidad en el tema, pues también por mandato constitucional está a cargo del suministro y saneamiento del agua, está obligado a cuidar, respetar y ejercer acciones para ello con muchas dificultades, y las complicaciones que enfrenta suelen ser financieras pues a pesar de representar una oportunidad de ingreso local, la mayoría de los organismos operadores en México trabajan en números rojos por múltiples razones.

En los países europeos se dice “el agua financia el agua” y quizá en México ya no debemos oponer resistencia a emprender una profunda reforma nacional en el tema del agua: Se requiere una reforma política, administrativa y fiscal que a nivel federal construya un nuevo modelo que redistribuya atribuciones, funciones y recursos para financiar las actividades relacionadas con el suministro y el saneamiento a fin de que la autoridad responsable pueda garantizar a los ciudadanos un derecho tan elemental, sin el cual, no pueden realizarse otros como la salud y la vivienda.

Las políticas públicas sobre el agua en México son confusas y difusas. Entre concesiones, aguas nacionales, organismos de las entidades federativas, organismos operadores municipales, administraciones de cuencas y muchas más, creo que ya es tiempo de repensar el modelo y por fin en términos financieros mandar “lo del agua al agua”.

One comment on “Lo del agua al agua

  1. José Luis dice:

    Ok. Buen articulo.

Deja un comentario