Futuro de Elba Esther en manos de un ludovicense

21ES06N2 Elba Esther Gordillo juzgada por Caballero Vertiz

Detrás de la aprehensión de la líder sindical de los maestros,  Elba Ester Gordillo, que ha acaparado los titulares de la prensa nacional y cuyos familiares hoy se encuentran tramitando amparos para no verse inmiscuidos en los procesos penales que enfrenta la maestra, hay un personaje clave: El juez Sexto de Distrito de Procesos Penales Federales, Alejandro Caballero Vertiz.

Es originario de San Luis de la Paz, Guanajuato, licenciado en derecho en la Universidad de  Guanajuato. Fungió como secretario proyectista en la Comisión Agraria Mixta en Guanajuato. Dentro del Poder Judicial de la Federación ha desempeñado varios cargos, entre ellos es de secretario del Juzgado Segundo en Guanajuato; secretario del Juzgado Cuarto en Tamaulipas y secretario técnico en la Visitaduría del Consejo de la Judicatura Federal y desde julio de 2001, ocupa el cargo de juez Sexto de Distrito de Procesos Penales Federales en el Distrito Federal.

Cabe destacar que el Consejo de la Judicatura Federal en todos sus comunicados de prensa, ha remarcado la actuación de Juez Caballero Vertiz.

La última actuación jurídica de Elba Esther Gordillo Morales fue la impugnación del formal procesamiento que fue decretado en su contra como presunta responsable de los delitos de delincuencia organizada y lavado de dinero.

Sin embargo, de acuerdo con Caballero Vértiz, en el expediente obran elementos de prueba que acreditan “que la organización delictiva a la que pertenecen Isaías Gallardo Chávez, José Manuel Díaz Flores, Nora Guadalupe Ugarte Ramírez y Elba Esther Gordillo Morales, en el periodo comprendido del año 2009 a 2012, presuntamente transfirieron dinero de diversas cuentas bancarias a nombre del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación  (SNTE) a cuentas propias”, a sabiendas de que era una conducta ilícita, según estableció el auto de término constitucional donde se resolvió procesar a Gordillo.

De tal manera que con dichas conductas, unidas entre sí, se evidencia que los activos del delito obtenían dicho numerario a través de depósitos y transferencias, con conocimiento de su ilicitud, pretendiendo con ello ocultar su origen.

Deja un comentario