Tu imagen y la imagen institucional.

Diana Preciado

Muchas son las acciones que proyectan tu imagen en todos los ámbitos de tu vida, tus actos son los que hablan por ti. Por lo que me parece importante mencionar aquellas situaciones en las que tu te proyectas en tu trabajo.

La importancia radica en que tu eres parte de la imagen de esa empresa, negocio, oficina o institución y de ti también depende toda la imagen institucional del lugar en donde pasas tantas horas al día.

Los clientes, proveedores o ciudadanos se forman una imagen de la empresa o institución a través de ese primer contacto; no solo me refiero a tu forma de vestir, me refiero también a tu comunicación verbal y no verbal, por supuesto al trato y a la manera de satisfacer las necesidades o situaciones que se le presenten al ciudadano o cliente.

Por eso, aquí te voy a mencionar solo algunos aspectos que podrían hacernos pasar un mal rato y proyectar una imagen negativa de nosotros y del lugar de trabajo o nuestro propio negocio.

            • No descuides la forma en la que te diriges al cliente, de primer momento es importante que evites los tuteos y las malas respuestas.
            • Controla en todo momento tus gestos, si algo te molesta, evita expresarlo con muecas o con la mirada.
            • No utilices el teléfono para asuntos personales cuando atiendes a un cliente.
            • Cuidado de estar al pendiente de tu celular o mensajes en redes sociales.
            • Demuéstrale en todo momento que le estás poniendo atención, míralo a los ojos, pero no lo intimides.
            • Evita tomar medicamentos delante de ellos, si te es muy necesario, solo retírate un momento y hazlo.
            • No prometas algo que no puedas cumplir en tiempo y forma, se trata de ser lo más honesto posible, los demás lo agradecerán.
            • Es importante la manera en la que saludas, evita ser agresivo al estrechar la mano de la persona.
            • Evita, en todo momento llamar la atención a tus compañeros de trabajo o trabajadores delante de los demás, esto habla de una mala organización, poco  control y evidencía tu falta de tacto.
            • Aplica siempre las dos palabras mágicas: gracias y por favor.
            • Ten cuidado con tu ortografía en todos los documentos que ofrezcas a tu cliente, proveedor o compañero de trabajo.
            • No hables de tus problemas personales o quejas cuando alguien llegue buscando tus productos o un servicio de tu empresa, esto podría llegar a ser muy incómodo.
            • Prohibido masticar chicle en todo momento, ni siquiera cuando creas que nadie te ve o que nadie se acercará, suele ser embarazoso buscar cómo deshacerse de él.
            • Otra acción que está prohibida es ingerir alimentos delante de los clientes; cuando sea el momento de hacerlo si es que el horario lo exige, busca el lugar idóneo y evita esos olores desagradables que producen los alimentos en lugares que no son para comer.
            • Ni qué decir del cigarro, el olor se impregna y para muchos es molesto.
            • Por último, no olvides relajarte. Sé amable y demuestra en todo momento lo mejor de ti.

Pon en práctica estos detalles, lo que realmente importa es que te sientas bien, lo proyectes y abones con esto a una buena imagen institucional de tu lugar de trabajo.

Haz que las cosas sucedan… y que te sucedan a ti!

2 comments on “Tu imagen y la imagen institucional.

  1. Fatima Lopez Garcia dice:

    Me encantan este tipo de publicaciones…simplemete lo major…!

  2. Emma Cordoba dice:

    Muy buen articulo, y facil de aplicar, solo que dia a dia puede haber detalles que se nos olvidan y son muy importantes, gracias por recordarlos!!

Deja un comentario