La Mujer en la Administración Pública

Gerardo Mosqueda

En el Estado Mexicano se han tenido que crear acuerdos y leyes para dar espacios de participación a la Mujer, se han tenido que definir cuotas de género, a fin de enfatizar el necesario espacio para las mujeres en funciones legislativas, hasta se han argumentado “criterio” de género (lo que eso signifique) para “no verse mal si faltan mujeres ” en los cargos y funciones gubernamentales.

Como si las mujeres necesitaran de esos recursos para generar sus espacios, como si no hubiera sido más que evidente que han ganado sus espacios en la vida económica, en los ámbitos académicos y de investigación, como si no fuera claro como han crecido las matrículas de mujeres en las escuelas, de todos los niveles y grados de escolaridad, han ganado sus espacios, como lo demanda la dinámica humana de nuestros tiempos.

Cada vez es más claro que a trabajo igual, salario igual, es verdad que cuando se lleva este tema a indicadores sociales; por ejemplo, de calidad de vida, de comportamiento social, de competitividad, pueden verse contrastes y refuerza uno la idea de que no hemos logrado ser una sociedad de cultura democrática, no sólo por la idea de oportunidades para todos, sino en particular, porque siguen presentándose conductas sociales discriminatorias por razón de sexo.

Si ponemos a reflexión el tema desde sus raíces socioculturales y axiológicas. Es decir de la influencia de la sociedad en la conformación de su dinámica de personalidad, desde la visión de la propia personalidad y su interacción con su entorno y por supuesto desde la perspectiva de sus valores, vamos al primer círculo de desarrollo de las personas en las sociedades modernas y en particular en la cultura occidental: la familia. ¿En la familia se está construyendo una personalidad que aspire abordar los temas del servicio a la sociedad y la acción gubernamental con visión revanchista de género, con visión equitativa de género?

La educación básica en nuestro País pasa por una crisis grave, que afectará a varias generaciones y hace bien que llevemos el tema a los asuntos de políticas públicas. Al retirar la formación cívica y de valores de las escuelas, por sistema, quitaron un soporte insustituible en la formación social de todos los mexicanos, mujeres y hombres sin distinción; el ser humano es un ser axiológico, es decir nos conducimos por valores sociales, culturales, trascendentes; algunas veces les llamamos simplemente, ” tener educación”, ésta expresión no se refiere nunca a nuestros conocimientos de ciencias o disciplinas de aprendizaje, se refiere a nuestra capacidad de interactuar en la sociedad reconociendo con respeto y libertad, la libertad del otro, de los otros seres humanos con quienes convivimos y conformamos una dinámica social.

Hoy necesitamos entender que recuperar generaciones de personas requiere acciones inteligentes, de testimonio, de acompañamiento social, de re educación y quizá de des aprendizaje, los medios masivos de comunicación y en particular las redes sociales ofrecen la oportunidad de abordaje de estos temas con eficacia para reorientar a una convivencia que de primordialita al respeto a la dignidad de las personas, por el solo hecho de ser personas, es decir por la dignidad de ser mujer, por la dignidad de ser hombre, por la dignidad de SER HUMANO.

Entonces encuentro que a la administración pública le viene bien la participación de mujeres que le aporten su talento y sensibilidad a la generación de políticas públicas que cambien el rumbo de los procesos de deterioro social, derivados de acciones corrompidas por ineficiencia, por incompetencia, por ideologización, por manipulación de los programas sociales…

El Estado no se entiende sin una adecuada y sana relación entre el gobierno y la sociedad, ahí es donde hace sentido proponer nuevas políticas públicas, ahí hace sentido redescubrir el papel de la mujer en la administración pública.

Desde mi modesto punto de vista, Mujeres con visión de servicio público, siempre le harán mucho bien a la sociedad.

Por cierto, si acuden éste miércoles 20 de febrero al seminario: LA MUJER EN LA ADMINISTRACIÓN PUBLICA, creo que encontrarán muchos más elementos de reflexión.

Deja un comentario