Año nuevo, vida nueva!

Gerardo Mosqueda

En el 2012 se quedaron todos los temas de la agenda política del País, ni quien se acuerde que en los últimos treinta días del año subió la tasa de asesinatos del crimen organizado, que Obama suspendió sus vacaciones por no dejar de resolver la crisis fiscal de Estados Unidos, que la maestra Gordillo “bloquearía” al País si no le cumplen los compromisos para sacar adelante la reforma educativa, que el gobierno del presidente Peña resolvería todos los problemas de los gobiernos endeudados y urgidos de dinero de las participaciones, etc.

El hecho es que hay que iniciar el año con una nueva agenda: al gobierno de la república se le aprobaron las reformas estructurales y en unos días deja de existir la secretaria de seguridad pública federal, sin que cambie nada, ahora será una subsecretaria de gobernación.

Entran en vigor las cinco coordinaciones regionales que fueron anunciadas y en pocos días veremos cómo se da la coordinación de estos nuevos modos de la seguridad nacional, está dicho que el ejército no dejará de estar en las calles, por lo pronto los índices delictivos no se han modificado, en algunos estados se plantean proyectos de inversiones no vistas, que implican la contratación de más deuda. La operación reactiva de la estructura de seguridad requiere trabajo de largo plazo, nada de lo que se haga verá resultados creíbles en el corto plazo.

El equipamiento, la capacitación y el desarrollo de nuevas estrategias demanda tiempo, especialmente la formación y desarrollo humano con todas sus implicaciones: cómo van a esperar conductas apegadas a la moral y al honor de servidor público, cuando se improvisa al personal?

Me he detenido en este comentario, por la relevancia que tiene, el ejecutivo federal está retomando un tema, el de la seguridad de los ciudadanos, con un nuevo enfoque. Aunque para quienes hagan un poco de memoria, identificarán que la concentración de poder en una secretaria trae consigo otros vicios, el nuevo enfoque trae consigo nuevas tecnologías, estrategias y estructuras, pero también se parece a las estructuras de viejos modelos del sistema político mexicano.

En realidad con el inicio del año 2013 no cambió la agenda, ni las prioridades del País, tampoco cambiaron los indicadores que dan señales de la evolución de México, solo cambiamos de año.

Después del descanso, ganado a pulso, inmerecido, como haya sido; volvemos a la realidad, año nuevo sí, vida nueva… Sólo si cambiamos las actitudes para ver cómo cambian las realidades, es decir el primer cambio que hace posible todos los demás, es el de actitud.

Las oportunidades se verán mejor en la medida de los cambios de actitud. Por ejemplo si los actores políticos siguen creyendo que a la sociedad se le puede engañar, se toparán muy rápido con la realidad de que hay cada vez más ciudadanos interesados en conocer de los problemas que les afectan y de cómo resolverlos y por supuesto, más periodistas interesados en que se sepa la verdad, divisa de todo comunicador que se precie de serlo.

Bienvenidos al 2013, ayer escuche a un sacerdote que hacía alusión a la sabiduría de los viejos del campo: “mire padrecito, año de nones, año de dones”, mejor ejemplo de cambio de actitud es difícil de encontrar.

Hasta la próxima en PROSPECTIVA.

Deja un comentario