Procuraduría hace el trabajo de la PGR

La PGR ya está rebasada.

La Procuraduría General de la República ya no hace las investigaciones de los grandes narcotraficantes porque eso lo hace el Ejército Mexicano y la Marina. No integran las averiguaciones fuertes, ni tampoco encabezan las investigaciones ni los operativos.

Entonces la PGR sí está desmantelada, como lo denunció ayer Jesús Murillo Karam. La dependencia estaba tan podrida que el gobierno de Felipe Calderón decidió dejarlos a un lado. Ya ni siquiera les informaban sobre las acciones y las investigación. Era mejor. Así nadie podía pasar los pitazos.

En Guanajuato la PGR no hace prácticamente nada. No hay ni policías. Dicen que hay un policía por cada ciudad. ¿Imagínese un policía federal para todo León? Es una broma.

La delegación de la PGR en Guanajuato tiene años que no captura a un integrante del crimen organizado. Nunca detienen a nadie, ni investigan nada. Los arrestos de los capos los hace la Procuraduría de Justicia del Estado de Guanajuato que terminó haciendo el trabajo de la PGR, aún cuando no le corresponde.

El futuro de la PGR es incierto ahora.

La corporación está infiltrada totalmente por los narcotraficantes y por los corruptos, sobre todo en los estados más narcos. Nadie confía en esos elementos y no sirven para la lucha anti-narco. Ese será un gran tema del gobierno de Enrique Peña Nieto. ¿Recuperar o no la PGR? ¿Rescatarla y regresarle sus atribuciones? ¿O dejarla relegada para que se dedique a procesar a los consumidores de mariguana que llegan por miles a las agencias?

Esa corporación ya tocó fondo.

El propio Gobierno no confía en ellos. El punto ahora es qué haces con ese monstruo enfermo y lento que ni siquiera tiene el mínimo interés por recuperar la confianza de la ciudadanía. ¿Tiene remedio la PGR?

 

Deja un comentario