Poner en Común-icación

Ariel Rodríguez

“Lo más importante de la comunicación es escuchar lo que no se dice.”

Peter Drucker

Podemos pensar que comunicar es la capacidad de hablar, de expresar, de brindar una información, y si bien es cierto que estos son algunos elementos de la capacidad comunicativa del ser humano, hoy quiero compartir algo más profundo y poderoso que implica la palabra comunicación.

En principio, comunicar e informar no son lo mismo. Informar es un acto más unilateral y en ocasiones autoritario de expresión. En cambio la comunicación tiene más que ver con la capacidad de poner en común sentimientos, ideas, circunstancias… la vida misma. Común-icación es algo más parecido al diálogo. Diá=dos, logo=palabra. Diálogo=Palabra de dos. Es la capacidad de compartir efectivamente.

En nuestra sociedad que los medios masivos de información se autodenominan erróneamente de “comunicación”, más se ha alienado, no sólo el significado de dicha palabra, sino la idea generadora de comunión, compartir, y todo lo que implica. Los medios masivos no pueden más que generar información, muy útil o divertida tal vez, pero información. De forma masiva no podemos comunicarnos pues es imposible el diálogo. Escucharnos.

¿Qué tantos espacios de auténtica comunicación tienes en tu vida? ¿Qué oportunidad de comunicación con otros que sueñan contigo has tenido esta semana? ¿Qué tanto compartes con tu familia? No pregunto si cohabitas, sino si compartes ideas, sentimientos, sueños, etc. Y éstos se expresan y son parte de lo que alimenta el alma y la esperanza de cada uno.

El ser humano no puede no comunicarse, dice un principio de las teorías de comunicación modernas. Sin embargo, no estoy tan seguro que sea así. Tal vez hoy, en este instante, hay muchas personas que con el uso de tantas tecnologías, que nos permiten intercambiar información en abundancia, incluso de forma instantánea y remota, es cuando menos sabemos comunicarnos. Tal vez tenemos muchas herramientas para obtener o intercambiar información, pero comunicarnos, compartir el alma, intercambiar sueños… está en otro plano que hemos descuidado. La ventaja es que no requieres más tecnología para recuperar esta capacidad, que tu corazón y tu boca en conexión.

Deja un comentario