Lo que los regalos proyectan de nosotros

Llegó el mes más festejado de todo el año. Diciembre es una excelente oportunidad para convivir con nuestros seres queridos, amigos, compañeros y socios. Por lo que muy seguramente, en estas semanas estarás a punto de elegir un regalo o un detalle y es muy cierto que muchas veces no tenemos la menor idea de cómo hacer la mejor elección.

¡Lo que los regalos proyectan de nosotros!

El tener certeza de que un regalo será del agrado de quien lo recibe da una sensación de bienestar pues, por un lado, saber que hicimos una buena inversión siempre será algo muy importante para nuestras finanzas y más en estas temporada decembrinas; pero también saber que hemos “quedado bien” es algo que a todos nos agrada.

Los regalos navideños adquieren una gran importancia tanto en el ámbito empresarial cómo en el personal.

Hay que tener en cuenta también que hacer un regalo inadecuado puede causar un efecto totalmente contrario a lo que nosotros queremos, ya sea agradecimiento, cariño o simplemente un detalle familiar.

Por eso te sugiero detenerte un poco antes de hacer tu lista de regalos y te hagas las siguientes preguntas:

¿Por qué le quiero regalar a esa persona?

¿Qué tan cercana es?

¿Cuánto es mi presupuesto?

¿Cuántos regalos más debo o quiero entregar?

Una vez razonado esto seguramente ya tendrás un poco más de claridad para elegir el detalle correcto. Y entonces si, a disfrutar la búsqueda, porque lo creas o no, es muy cierto, que el empeño que le pongas a la búsqueda del regalo y a todo el ritual, hasta entregarlo, así será recibido por la otra persona.

Para comenzar esta búsqueda te doy algunas sugerencias que pueden ayudarte, como por ejemplo investigar el pasatiempo favorito, gustos de la persona y su color favorito, este dato puede ser muy útil para que puedas elegir un artículo con este detalle tan personal.

Algunos de los artículos que pueden ser los ideales cuando no tienes una relación muy cercana, pero quieres quedar bien son: una botella de vino, un libro, artículos para el hogar, chocolates, galletas, mascadas o pashminas para las mujeres, carteras o pluma para los hombres, portarretratos, libros o música.

Pero también hay una lista de artículos que no debes regalar jamás, puede ser que quien lo reciba se sienta ofendido o que reciba un mensaje inadecuado: una báscula o artículos deportivos (puede pensar que son una indirecta para “bajar de peso”), ropa, perfumes o lociones, cosméticos (estos son muy delicados, porque dependen totalmente del gusto de la persona). Regalos muy ostentosos como joyas carísimas (a menos que se trate de la pareja o algún familiar querido)

Otro artículo que jamás debes regalar es una mascota, además de que no son objetos, se trata de seres vivos que no sabemos si quien lo recibe desea adquirir la responsabilidad de cuidarlo.

Bien. ¡Ya lo tienes! Ahora el siguiente paso es la envoltura. En este pequeño gran detalle hay que poner especial interés y siempre intentar ponerle un toque especial. Siempre es grato ver el empeño que se la ha puesto a la envoltura y por supuesto de entrada, esto ya agrada y mucho. El color favorito, el tipo de papel y hasta el moño.

El regalo proyecta una imagen de ti, por lo que no debes poner nunca en él tu tarjeta de presentación de la empresa o profesional. Te sugiero que imprimas unas especiales con la simple línea “Con los atentos saludos de…” Y si quieres incluir una breve frase de significativa, queda perfecto.

Que el regalar sea un momento de disfrute en esta época navideña y que sea para ti tan placentero el dar como el recibir. Detalles que hacen la diferencia.

 Haz que las cosas sucedan… y que te sucedan a ti!

diana@iuuconsultores.com

Deja un comentario