Etiqueta en la mesa (3)

Para compartirte las reglas de etiqueta en la mesa como parte de tu imagen, esta el la tercera y última parte por ahora. Recuerda que la intención es que proyectes una imagen relajada y cómoda, además de marcar una diferencia al momento de ser anfitrión o de acudir a un evento familiar y social.

Recuerda que cuando me refiero a la etiqueta en la mesa, hablo del conjunto de normas de educación a la hora de comer en grupo y que incluye el correcto manejo de los utensilios, mantelería, recepción de invitados y alimentos.

Lo que importa es que al tener estos detalles en mente y llevarlos a cabo en tus reuniones y convivencias sociales, te sientas en total libertad y te enfoques en lo realmente importante: disfrutar la compañía.

Es fundamental prestar especial atención con todo lo que tiene que ver con tus invitados, pues de eso depende y mucho que el momento sea en realidad agradable y que seas percibido como un buen anfitrión.

Te voy a compartir algunos tips para lograr que tus invitados se lleven un buen sabor de boca. La primera es una regla básica en etiqueta: “Todo invitado, debe ser recibido”, no dejes esta tarea a otra persona, ni mucho menos permitas que entren solos y tardes en recibirlos.

En la medida de lo posible, trata de que tu lista sea homogénea; es decir, que la mayoría tengan una afinidad, gustos o aficiones. Lo mismo con la edad, pero si no es posible, asegúrate que existan pequeños grupos de la misma edad.

Tu puedes ayudar a que la conversación no se centre en una sola persona o solo en parejas. Si no se conocen, preséntalos y haz hincapié en algún tema que tengan en común y trata de mezclarlos entre si, que no queden siempre juntos.

Si en un momento de la cena sientes que todo se centra en una sola persona, lanza preguntas a todo el grupo, de una manera discreta lograrás que la mayoría participen con un tema general. Puedes también invitar a uno de ellos a hablar de un pasatiempo poco común, de su último viaje o de planes próximos.

Si en tu evento hay niños, es muy importante que designes una mesa especial y los invites a sentarse y convivir entre ellos; así como elegir un menú de su agrado.

En lo que se refiere al acomodo te puedo mencionar dos de los más comunes: el ingles y el francés. El primero, es en el que los anfitriones se colocan en las cabeceras de la mesa, por lo que lo ideal es que las mesas sean rectangulares. El segundo, es en el que los anfitriones se colocan en el centro de la mesa, frente a frente. Los dos son válidos.

Otra de las cosas que debes tomar en cuenta es que son los anfitriones los indicados para marcar el inicio y el final de la comida o cena. Cuando ellos hayan comenzado, lo puede hacer el resto de los invitados.

Finalmente te doy tres reglas que no puedes olvidar jamás:

          • Trata de invitar al mismo número de hombres y mujeres. 
          • El anfitrión debe quedar sentado frente a la entrada principal, nunca dando la espalda.
          • No te retires a dormir o a descansar mientras estén tus invitados, debes prestar atención hasta la última persona que se retire.

No puedo dejar de comentarte que todas estas reglas de etiqueta son sugerencia, son códigos de comunicación y convivencia, son una guía en la que puedes basarte, pero lo primordial es que cada evento sea para ti una grata experiencia.

Haz que las cosas sucedan… y que te sucedan a ti!

diana@iuuconsultores.com

Deja un comentario