Seamos competitivos para realmente competir

Desde los tiempos de nuestros ancestros, los caciques de los pueblos no eran bien vistos por todos, eran repudiados por distintos motivos, como la poca ración de agua recibida, por los malos servicios en general o bien por tratar de imponer su voluntad. La decisión única, la imposición, no ofrece condiciones para una amable convivencia social.

En las prácticas comerciales, en general, tampoco son bien vistas las empresas monopólicas, y más allá del cómo se vean, tampoco favorecen contar con mejores opciones para los consumidores, una visión unívoca de cualquier aspecto de la vida, no contribuye al desarrollo. De ahí que constitucionalmente se prohibió el monopolio en nuestro País.

En los tiempos recientes, el Presidente Calderón propuso en la iniciativa de Ley Federal de Competencia Económica disposiciones tendientes a aplicar la prohibición de monopolios.

Y por todo ello, concluimos que la competencia es buena para el crecimiento de las empresas y de las personas en general, la competencia permite que el usuario tenga una gama de ofertas de productos y que la sociedad vaya eligiendo lo mejor para su familia. La competencia lleva a la competitividad y a que sea reconocida en el mercado la mejor opción,  quien ofrece mejores  productos, quien brindar mejor servicio.

En nuestros días, quién no crea, aplique y mida la competitividad en su empresa, está condenado a no crecer, a limitar sus posibilidades y su negocio. Aún en la actualidad existe un porcentaje menor de personas que creen que siendo los únicos en su sector les da mejores  resultados, sin embargo el mercado poco a poco demuestra que existe la necesidad de distintas ofertas y empresas, como ejemplos podemos ver que en una sola sección se encuentran distintas farmacias o tiendas de autoservicio o clínicas con doctores de la misma especialidad.

En fin, yo creo sobre todo en la competitividad, en buscarle valor agregado a todo lo que hacemos en creer en nosotros mismos, en demostrar que somos capaces de crear, de innovar, de actuar libres, de triunfar. El futuro está en nuestras manos y en nadie más. 

Deja un comentario