Música en la sangre: Los violinistas Emmanuel y Juan Diego integrantes de la orquesta Esperanza Azteca

De tan sólo 8 y 10  años de edad, los violinistas Juan Diego y Emmanuel Covarrubias Quevedo, miembros de la orquesta Esperanza Azteca ya han tocado en distintos foros del Estado, incluso en la reciente visita del Papa Benedicto XVI, para eventos del gobernador y de los municipios.  

Los niños, debutaron el 17 de septiembre del año pasado en el Teatro Bicentenario en la Ciudad de León, han tocado en ciudades como Guanajuato, Dolores, San Felipe, San Miguel de Allende, Celaya , Victoria, San Luis de la Paz y Mineral de Pozos, de donde son originarios.

Diego y Emmanuel tocaron desde los 7 y 5 años de edad respectivamente, enseñados por su tío Adán Covarrubias, después acudieron a la orquesta donde han aprendido más. Los niños comentan que siempre han tenido el apoyo de sus padres y familiares, dicen que nunca los han obligado a introducirse a la música, lo hacen por interés propio.

Diego y Emmanuel, expresaron que tocar ante auditorios grandes, con mucha gente les ha causado pánico, sin embargo se sienten en familia con la orquesta y se despojan de ese miedo escénico, explicaron que cuando tocaron en el evento del papa se sintieron muy emocionados.

Además del violín, Diego también cantaba en la escuela donde formó parte del coro que ganó 3 veces el concurso de himno nacional, también acudió 2 veces a eventos del gobernador del Estado. Emmanuel también toca el guitarrón, aunque lo dejo, debido a que está muy pequeño y no alcanza a tocar las cuerdas.

Los niños practican en promedio 4 horas al día en su orquesta, donde también hay niños más pequeños, Diego y Emmanuel además de tocar música clásica, también tocan otros géneros como el tango, el huapango y el mambo, con un popurrí de Pérez Prado.

Diego y Emmanuel han tocado en el mariachi en un festival, expresaron que les gusta mucho por la confianza que le brinda estar con sus padres y tíos, pero dicen que la música de mariachi es más rápida y más difícil.

Emmanuel de grande quiere seguir en el arte musical, en cambio Diego expreso que quiere ser ingeniero espacial, dijo que le gusta construir cosas, al principio quería ser ingeniero civil, sin embargo, siente pasión por viajar al espacio exterior. Donde coinciden los dos niños, es que de grandes también les enseñarán música a sus hijos.

Emmanuel y Diego son hijos de Evaristo Covarrubias, integrante del mariachi Los Gavilanes de Pozos, su padre también fue músico y su abuelo era cantor en la iglesia, el cual, formaba los coros para las celebraciones eucarísticas.

Emmanuel y Diego sueñan también con algún día tocar en recintos más grandes en otras ciudades, incluso, por qué no ser invitados a Roma a tocar para el Papa.

Deja un comentario