México Moderno

Se antoja hablar del País que muchos hemos soñado, estamos por cambiar de administración política y suben las conjeturas acerca de los nuevos gobernantes.

Es que por décadas los mexicanos, medianamente interesados y lamentablemente, desinformados, creemos que los cambios de gobierno traen consigo las nuevas posibilidades de poner en ruta de solución lo que consideramos nuestros problemas.

La población está disminuyendo en el segmento de los niños y está creciendo en los segmentos de jóvenes y adultos. Tema por demás importante, la dinámica poblacional indica que México será un País de jóvenes por los próximos veinte años.

¿Como nos estamos preparando para éste importantísimo fenómeno poblacional? ¿Nos estamos preparando?

Las tasas de eficiencia terminal en la educación media sigue atorada, la tasa promedio de educación sigue un comportamiento estático, es decir, no crece a la velocidad que se necesita el nivel promedio de educación de los jóvenes, por tanto tienen serias dificultades para acceder a los empleos mejor remunerados, los que demandan mayores niveles de conocimiento o bien los que requieren algún idioma adicional para desempeñarlo atinadamente.

El gran potencial de nuestro país está en esa generación de jóvenes, de la que se habla tanto y se hace tan poco, los programas gubernamentales siguen la figura de gestiones de servicio gubernamental para “dar” y se piensa poco en cultivar la capacidad de trabajar en equipo, pensar en equipo, evaluar el desempeño de un equipo, dar resultados como equipo.

Como si no nos diéramos cuenta que TODO lo que hacemos, requiere el esfuerzo de varios, que tengan la misma visión, se identifiquen con la misma misión y puedan evaluar los mismos retos, las mismas metas y los mismos objetivos.

Nuestra cultura requiere pasar por un ejercicio de innovación en todos sus frentes, jerarquizando y tomando los retos de ese futuro como una tarea presente y por un par de décadas más si queremos vernos en condiciones de enfrentar riesgos de globalización.

Hoy se está discutiendo en los foros internacionales el impacto que tendrá la crisis económica que siguen sin resolver en Estados Unidos, primer economía del mundo y como nuevo elemento de riesgo la crisis que viene de la segunda economía del mundo, China, que dejó de crecer a las tasas de nueve por ciento que tuvo durante más de diez años, quizá éste año lo termine con tres por ciento de crecimiento en su economía; y el mega debate de la economía de la Unión Europea, cada día con mayor dificultad en su viabilidad, con altísimas tasas de desempleo y crisis sociales que generan gran incertidumbre.

Sin crecimiento de la infraestructura educativa para los jóvenes, el reto de crecimiento económico se complica para una sociedad, la mexicana, que ha mantenido tasas de crecimiento de dos o tres por ciento.

En el México moderno, el de estos jóvenes, que representan nuestro mayor reto, apremia un gran esfuerzo de innovación, con el propósito de ayudarle al País a darle velocidad de respuesta.

Los puestos de trabajo que estos jóvenes necesitan, están por crearse, no hay demanda de empleo, porque no hemos crecido nuestra economía, la base tributaria, la oferta educativa, la ocupación productiva, no hemos crecido en los propósitos de trabajar de manera coordinada en los órdenes de gobierno y en los distintos sectores de la sociedad.

¿Cuánto ayuda saber que hay una reforma laboral? Algo.
¿Cuánto ayuda saber que habrá nueva administración gubernamental en el País y en algunos estados de la república? Algo
¿Cuánto ayuda que los legisladores discutan sus puntos de vista y concluyan en negociaciones partidarias ciertas cuotas de poder en sus resoluciones? Algo
¿Cuánto ayuda que los jóvenes y su entorno tomen conciencia de ésta realidad, la transformen de modo institucional y se refleje en modelos de trabajo en equipo, donde la sociedad tiene el papel más importante: asumir nuestro presente? Mucho
¿Cuánto ayuda un esfuerzo de innovación colectivo, coordinado con autoridades y líderes sociales, para dar cause rentable a las inquietudes de los jóvenes? Mucho
La innovación no requiere más leyes, requiere cambiar de actitud!

 

Deja un comentario