La eternidad humana

Ariel Rodríguez

“Ahora: una palabra curiosa para expresar todo un mundo y toda una vida.”

Ernest Hemingway

Los seres humanos somos los únicos capaces de pensar conscientemente en el pasado y el futuro. Salir del presente y trazar un puente a un tiempo deseado que aún no llega, que nos permite, por ejemplo, planear, diseñar proyectos para materializarlos. Visiones que nos acercan a lo deseado. También somos capaces de recordar sucesos y aprender de ellos, entendernos en un contexto histórico como continuidad de nuestros ancestros y acciones del pasado. Sin embargo, con cierta frecuencia, esto que podría ser una de nuestras mejores cualidades trascendentes –por ir más allá en el tiempo- se vuelve contra nosotros mismos, convirtiéndose en un ancla que nos impide vivir en plenitud.

¿Te has encontrado, por ejemplo, con resistencias al amor, fruto de los fracasos románticos del pasado? El pasado de pronto nos pesa e impide ver con claridad el único instante en que podemos existir: el presente. ¿O tal vez has postergado algún proyecto por esperar las condiciones óptimas para iniciarlo? “Futurizar” puede esconderse con un rostro amable como la esperanza o la paciencia, pero igualmente impedirnos ser asertivos en el aquí y el ahora.

Para nuestra dimensión humana, el ahora es el instante en que somos eternos, en que nuestro poder es total. La única forma realista de construir cualquier futuro es tomando decisiones y actuando en el único tiempo en que podemos hacerlo: el presente. Incluso los grandes proyectos, fueron materializados en un continuo de acciones y decisiones contingentes, concatenadas hasta que la tarea se completó.

El aquí, es el correspondiente geográfico del ahora en la dimensión tiempo. Sólo podemos vivir en plenitud aprendiendo a estar con nosotros mismos, con nuestras emociones presentes, con los individuos que tenemos enfrente y las circunstancias que nos rodean. Disfrutar el instante que transcurre y actuar en el espacio que está al alcance de nuestras manos, es nuestra posibilidad de creatividad. Por ejemplo, en este instante sólo tienes la posibilidad de ser feliz leyendo esto, disfrutando cada palabra. Tal vez no sea así, tal vez te desagrade o te sea indiferente, pero aún así, no dejes de estar en total conexión con lo que da sentido profundo al segundo que te permite ser.

Deja un comentario