Etiqueta en la mesa (2)

Ya en otra ocasión compartí que una de las cosas que te ayudan a proyectar una buena imagen es ser un buen anfitrión; por lo que las reglas de etiqueta en la mesa son un pequeño detalle que marcan la diferencia y no está de más conocerlas y aplicarlas, no solo cuando somos anfitriones y tenemos invitados en casa; sino también cuando nosotros somos los invitados.

 Ahora te voy a compartir algunos tips y recomendaciones en cuanto al uso de los cubiertos, el arreglo de las mesas y el uso de la servilleta. También te diré, qué es lo que jamás debes hacer.

Cómo usar los cubiertos

La cuchara: Siempre utilizarla con la mano derecha (excepciones en caso de los zurdos, claro), su uso es solamente para sopas, consomés, cremas, alimentos líquidos, como un puré o un alimento “pastoso” que lo requiera.

El tenedor: Si lo utilizas solo, hazlo con la mano derecha, a la izquierda al momento de cortar o usar el cuchillo. Su función es pinchar los alimentos y llevarlos a la boca, no cortarlos. El cuchillo: Siempre se acompaña del tenedor y toma con la mano derecha, solo es para cortar los alimentos y nunca se lleva a la boca, no lo limpies tampoco!

Cuando ya has utilizado un cubierto, nunca lo deposites nuevamente el mantel, ni en otro lado que no sea el plato. Para hacer una pausa, colócalos a los lados, sobre el plato, cada uno del lado correspondiente.

Al terminar, colócalos juntos en paralelo, sobre el plato, a tu derecha. El tenedor con las puntas hacia arriba, el cuchillo con el filo apuntando al interior del plato y la cuchara con la concavidad hacia arriba.

La cuchara se puede usar con el tenedor, únicamente para servir ensalada.

La mesa: Lo más adecuado para decorar la mesa, si lo deseas, son los centros y los candelabros si tu reunión es muy formal y quieres darle un toque especial.

Las velas de los candelabros se recomiendan blancas o marfil, es lo más elegante. Sin embargo, se permiten las rojas en ocasiones especiales como la cena navideña o fin de año.

Lo recomendable con los centros de mesa es que sean lo más sencillos posibles, pequeños, para que no estorben entre un comensal y otro. Las flores con tallos muy cortos y que no despidan fragancia alguna.

La cristalería: Tus copas y vasos marcarán una bonita diferencia en tu mesa. En cuanto a la copas, las que no pueden faltar son las de agua y las de vino. Prefiere las de vidrio transparente, nunca de color.

Presta mucha atención en su limpieza y olor puede ser que tengan alguna marca, no necesariamente que estén sucias, pero esto suele suceder al tenerlas mucho tiempo guardadas.

Servilletas: La puedes colocar a la derecha del plato, aunque lo ideal es colocarla encima. Vale la pena hacer una inversión al comprarlas de tela de calidad o mandarlas hacer. Prefiere los colores claros, blancas o marfil es lo mejor.  La servilleta se toma de la mesa en cuanto comienzan a servir, no antes. Se desdobla suavemente (sin aspavientos) y se coloca en las piernas.

Lo que jamás debes hacer:

              • Utilizar cubiertos de plástico o madera.
              • Usar los vasos y copas como servilleteros.
              • Desdoblar la servilleta de tela como si fueras a hacer un acto de magia.

Pon en práctica estos detalles, ya verás que te sentirás bien y disfrutarás el momento. La siguiente ocasión te hablaré de los invitados a tus reuniones.

Haz que las cosas sucedan… y que te sucedan a ti!

diana@iuuconsultores.com

Deja un comentario