Category: Columna Invitada

Kinografía | Por: Berenice Muñoz Valdivia

Berenice Muñoz

¿Sí se puede?

Queridos lectores: ¿Sí se puede? Es la pregunta constante en los dos filmes que les presento esta semana. Por un lado tenemos al documental de Olallo Rubio “Ilusión Nacional”, una narrativa visual de la historia del futbol mexicano como parte de nuestra sociedad y nuestra historia. Y por el otro, contamos nuevamente con una adaptación de una saga literaria: “Divergente” (Dir. Neil Burger).

Olallo Rubio, director de documentales como “Y tú, ¿cuánto cuestas?” y “Gimme the power”, donde criticó fuertemente a la sociedad mexicana por sus hábitos de consumo y por su sistema de gobierno, respectivamente, ahora presenta un filme más amable y menos crítico, y sin embargo, con un alto nivel histórico.

La sociedad mexicana ha tenido al futbol como parte de sus ilusiones desde hace décadas, inspirando el pensamiento de “sí se puede”, a pesar de que “no se ha podido” mucho, y por tanto, incluso para las personas que no gustan demasiado de dicho deporte, es fundamental conocer su historia y el contexto social en el que se ha desarrollado, tarea con la que Olallo Rubio nos ayuda, permitiéndonos  revivir (o vivir por primera vez) aquellos momentos que hicieron vibrar un país entero. Muy recomendable y disfrutable para aquellas personas fanáticas del balompié, y obligada para personas, que como una servidora, desconocen esta fundamental parte de la historia nacional.

En cuanto a “Divergente”, adaptación de la saga literaria escrita por Verónica Roth, la pregunta es ¿sí podrá superar a “Los Juegos del Hambre”?, y es que es imposible leer o ver esta historia de rebelión adolescente contra un sistema de clases sin que a nuestra mente llegue la saga protagonizada por Jennifer Lawrence. Tal vez si esta película hubiera llegado en otro momento hubiera logrado excelentes críticas, pero el hecho es que una sombra muy grande cubre todo lo bien hecha que pueda estar esta adaptación.  Aún a pesar de eso, es una historia con un poco de acción, reflexión, suspenso y hasta amor que arranca más de un suspiro, sobre todo del público femenino adolescente. Una buena historia, visualmente agradable, pero con una pregunta en el aire que sólo ustedes podrán contestar: ¿sí se pudo?

Kinografía | Por: Berenice Muñoz

57ES11 Berenice Muñoz Valdivia

El superhéroe que superó las expectativas: Capitán América y el Soldado del Invierno

Queridos lectores: Kinografía (kinesis-movimiento, graphia-escritura) es un espacio donde la imagen en movimiento se convierte en palabras. Y en esta ocasión, el estreno de la semana es una película llena de movimientos precisos creados por cada responsable: actores, camarógrafos, dobles, directores, diseñadores de efectos especiales (larga lista), etc.

El Universo Cinematográfico de Marvel regresa a las pantallas, esta vez con la secuela de “Capitán América: el primer vengador”, la cual lleva por nombre “Capitán América y el Soldado del Invierno”.  Esta entrega es una excelente película de acción y superhéroes en sí misma, volviéndose más que un prólogo para la película “The Avengers: Age of Ultron”.

Si bien la presencia de Steve Rogers (Capitán América) no era tan solicitada por los seguidores de Marvel -debido a lo lenta que llegó a ser la primera película- sus directores, Anthony y Joe Russo, muestran su experiencia en comedia logrando un excelente manejo de los tiempos, creando así entornos que provocan sorpresa, risa y suspenso.

“Capitán América y el Soldado del Invierno” es una excelente película de acción con sus debidas explosiones, persecuciones, peleas cuerpo a cuerpo, armas, espionaje y la cantidad exacta de tomas rápidas. Sin embargo, también presenta la clásica ideología de un héroe (tenía que ser así, después de todo, Steve Rogers es un caballeroso soldado de los 40´s). A través de ella se muestra la lucha entre el bien y el mal, la defensa de la verdad, una simpática presencia del héroe en compañía especialmente de la Viuda Negra (Scarlett Johansson), así como una profunda creación de personajes, conociéndolos más allá de sus habilidades superhumanas.

Si algún defecto se le pudiera encontrar es la falta de profundización en la historia detrás del personaje que le da nombre al filme: El Soldado del Invierno, así como una duración un poco mayor a la necesaria (136 minutos). Sin embargo, también tiene algunos extras como el divertido intento de Capitán América por actualizarse a la época moderna (recordemos que estuvo congelado durante casi 70 años) y un magnífico logro en el uso de la tecnología 3D.

Sin duda, una de las mejores entregas por parte de Marvel, logrando por poco el nivel presentado por la película “Los Vengadores”, una agradable sorpresa que espero decidan compartir. Pero ya saben, vean lo que vean, háganlo con el corazón abierto a la belleza del séptimo arte. Nos leemos pronto. 

Kinografía | Por: Berenice Muñoz Valdivia

57ES11 Berenice Muñoz Valdivia

De películas, cómics y otras historias

Queridos lectores: Kinografía (kinesis-movimiento, graphia-escritura) es un espacio donde la imagen en movimiento se convierte en palabras, tratando así de llevar a ustedes la propia humilde opinión sobre las obras del séptimo arte actualmente en cartelera, logrando así facilitar en ustedes la decisión al elegir la película a la que decidirán regalar más de 90 minutos de su tiempo.

Las películas de las cuales hablaré esta semana se caracterizan por algo que ha sido la tendencia de las películas en los últimos años: los guiones ya no son historias escritas originalmente para la gran pantalla, sino que son adaptaciones de otros formatos narrativos.

57ES11 Kinografía

Empecemos por la que, para mi gusto, fue la decepción de la semana, “El Crimen del Cácaro Gumaro” (que yo llamaría, más adecuadamente, “No es otra tonta película mexicana”), dirigida por Emilio Portes y con un guion realizado por Andrés Bustamante y Armando Vega Gil, quienes, por cierto, también actúan en la cinta. Si bien la historia es un guion “original”, la historia presenta un collage de parodias a películas (y situaciones en general) mexicanas y extranjeras, desde alguna escena recordando (ofensivamente) a Cinema Paradiso, el clásico de Giuseppe Tornatore, hasta usar el ya gastado diálogo del video viral de “CANACA”. Se muestra un guion improvisado y armado con desesperación “amontonando” todos los recursos que tuvieron a la mano, incluyendo algunos cameos con personalidades del cine y la televisión mexicana como Carmen Salinas, “Chabelo” y Karla Souza.

Otra adaptación que llega al cine es la precuela de la taquillera “300”, con el título “300: El Nacimiento de un Imperio” (Dir. Noam Murro), la adaptación de la historieta realizada por Frank Miller (“300”, “La Ciudad del Pecado”), evidencía sus orígenes con la fotografía notoriamente artificial, y, sin embargo, artística. Con una historia llena de patriotismo, testosterona y sangre,  esta película no decepcionará a los seguidores de la primera entrega, agregando además una excelente actuación de Eva Green, quien representa a Artemisa. Aún así, sí eres de los que disgustan de ver exceso de sangre en pantalla, te recomendaría buscaras otra opción en tu próxima visita a las salas de cine.

57ES11 Kinografía 2

Para toda la familia se encuentra la adaptación de una serie animada: “Peabody y Sherman” (Dir. Rob Minkoff) , una película que si bien es evidentemente dirigida a niños, presenta una historia inteligentemente planteada, recordando elementos de la película “Volver al futuro”, Sherman, y su padre adoptivo, el señor Peabody (quien es el perro más inteligente del mundo), realizan viajes en el tiempo presentándonos momentos y personajes históricos de una manera educativa y, sin embargo, muy divertida, ya que presenta chistes para todos los niveles educativos y para todas las edades, además de la siempre excelente dirección musical de Danny Elfman. Una película que vale la pena ver, cualquiera que sea tu edad.

Por último me gustaría platicarles de la esperada adaptación de un pasaje bíblico “Noé” (Dir. Darren Aronofsky). Si bien se han escuchado comentarios de desaprobación por parte de creyentes conocedores de dicho pasaje, y debido a mi desconocimiento del mismo, me limitaré a comentarla como producto cinematográfico, recomendándoles la inversión de casi 3 horas de duración de dicho filme, debido a una fotografía y actuaciones muy bien logradas, y una historia bien contada. Aunque los efectos especiales pudieron estar mucho mejor, la trama consigue provocar la reflexión tanto en nuestra naturaleza humana en relación con el bien y el mal, como en nuestra relación con la naturaleza y con el hombre mismo.

No me quiero despedir sin antes mencionar que algunas de las películas nominadas al Óscar como mejor película están siendo presentadas aún en cartelera, si es así en las salas de su preferencia, les recomiendo especialmente la película “Dallas Buyers Club” (Dir. Jean-Marc Vallée), con actuaciones excelentes que otorgaron el galardón a Matthew McConaughey y a Jared Leto.

Vean lo que vean, háganlo con el corazón abierto a la belleza del séptimo arte. Nos leemos pronto.

Esa violencia llamada bullying | Por Beatriz Manrique

Betty Manrique

En español significa intimidación, sin embargo, el término generalizado es la palabra inglesa bullying, y se ha convertido en un creciente problema, ya que esta forma de intimidación se presenta en actitudes agresivas, intencionadas y repetidas que ocurren sin razón clara y que son adoptadas por uno o más estudiantes en contra de otro u otros.

Los abusivos y abusivas han existido siempre en las escuelas, claramente recuerdo a más de uno en mi etapa escolar, sin embargo el nivel de violencia y de agresividad que se da hoy bajo este fenómeno sí amerita atención especial. Es urgente contar con registros, estadísticas, mapeo de incidencia y desagregar los datos por género y otros criterios, para desnudar el problema, sus causas y manifestaciones y poder atacarlo con mayor éxito. No podemos permitir que la escuela se vuelva un espacio peligroso para ciertos niños y niñas que por cualquier circunstancia sean vulnerables y posibles víctimas.

Cuando hay bullying se presenta un maltrato psicológico, verbal o físico contra un alumno o alumna que pierde la capacidad de defenderse, se genera un predominio de sus agresores hacia su víctima y puede llegar a provocar daños emocionales que tristemente han terminado en abandono escolar, y en los casos más extremos en el suicidio.

Roberto, un menor de 12 años es la víctima que hoy ocupa los espacios informativos, y que en su nombre, seguramente se reflejan miles de casos. Roberto fue “bulleado” hasta el grado de poner en riesgo su vida debido a la golpiza que le propinaron otros niños  de la misma secundaria que se ubica en el tradicional barrio del Coecillo de la ciudad de León. Estos alumnos de 3° de secundaria fueron sus “bulleadores”. Dos años mayores que él, lo escogieron para hacerlo por muchos días, víctima de sus abusos.

Hoy Roberto está internado en condición grave, su madre ha explicado a los medios los cambios que notó en su hijo, hasta que el niño no pudo ocultar su situación porque la agresión había llegado al daño físico. Pero los días previos guardó silencio. Estaba temeroso de hablar.

La Procuraduría de Guanajuato ya integró una averiguación previa por el delito de lesiones graves que ponen en peligro la vida ya que el niño tiene daños en el hígado, el riñón, el intestino y el bazo. Sin embargo, como los agresores son menores de edad, tendrá que intervenir en el caso la autoridad que atiende a los menores infractores.

Lo que pasa con nuestros niños, niñas y jóvenes debe mantenernos muy atentos y preocupados. La violencia se normaliza en sus vidas, y se traslada a las aulas, al patio de la escuela y a sus relaciones escolares. Y la violencia se tecnifica también y se desarrolla también en el plano de las redes sociales.

A nivel federal se hicieron reformas para abordar el tema del bullying en la escuela. Hay legislaciones estatales en materia de educación, como las de Baja California, Campeche, Chihuahua, Jalisco y Quintana Roo que de manera expresa ordenan a las Secretarías de Educación que promuevan políticas que combatan y eviten el acoso escolar, la violencia o el abuso escolar, refiriéndose claramente al bullying.

Otros estados como Nayarit, Puebla, Tamaulipas, Veracruz, Guanajuato y el Distrito Federal, han promulgado legislaciones específicas para combatir este fenómeno que ha provocado deserción escolar, bajo rendimiento académico, daños psicológicos graves, lesiones físicas y suicidios.

El asunto no es para menos, según la OCDE, México tiene el primer lugar de casos de bullying en secundaria, la ONU afirma que aunque no es un fenómeno exclusivo de México, en nuestro país 7 de cada 10 niños han sufrido este acoso o intimidación en el espacio escolar por otros niños que comparten la misma escuela aunque no sean del mismo salón o grado.

Estos organismos internacionales y la Unicef han alertado sobre los niveles de violencia registrados en las escuelas mexicanas que en algunos casos pudieran considerarse como problemas de salud pública. La sociedad en su conjunto tiene tarea, pero además en este, como en otros problemas de violencia y abuso, el Estado tiene la obligación de garantizar la seguridad de los menores y dotar a las escuelas y maestros de medios para combatir este flagelo que se cuela a las aulas. 

@BetyManrique

Columna Invitada | Beatriz Manrique

Betty Manrique

Alerta Amber para Ivana Geraldin, casi un mes después de la advertencia

La Procuraduría de Justicia del Estado de Guanajuato activó hace dos días la Alerta Amber para localizar a Ivana Geraldin Castro Vázquez. Para esta columna, y sus lectores la pequeña no es del todo desconocida. Es hija de Laura Patricia Vázquez Aguilar, la mujer que murió asesinada por su pareja y que encendió una vez más, los focos rojos acerca de las mortales consecuencias de las prácticas de mediación en los casos de violencia de género cuando ha llegado a las agresiones físicas.

Geraldina Aguilar, madre de Laura Patricia libra hoy su segunda batalla. La primera fue buscar ayuda y acompañar a su hija para denunciar la violencia que sufría. Esa batalla la perdió. Hoy Laura Patricia está muerta. Su lucha ahora es por localizar a su nieta, una bebé que se presume está en manos de la familia del asesino de su hija. Geraldina asegura que la niña corre peligro porque ésta familia consintió la violencia de que era objeto su hija.

Esta abuela tocó todas las puertas que pudo en busca de ayuda para sacar a su nieta de la casa del homicida. Fue al ministerio público, al instituto de la mujer, a presidencia municipal, buscó a políticos y habló con organizaciones no gubernamentales; en su desesperación, fue al registro civil también. El 22 de Septiembre de 2103 murió su hija y desde que ella tuvo conocimiento, con todo su dolor, ha buscado incesantemente a su nieta. Por fin se emite Alerta Amber para tratar de localizar a su nieta. Casi un mes después de que ella pidió ayuda a las autoridades afirmando que la bebé no está segura.

Y a todo esto, ¿qué es y cómo funciona la Alerta Amber? Es un programa que inició en Texas en 1996 y que ahora, impulsado desde el gobierno, pretende la suma de esfuerzos entre las autoridades y la sociedad para la localización de niños, niñas y adolescentes extraviados que se encuentran en riesgo de sufrir algún daño. La alerta se emite si se sospecha de la comisión de algún delito en torno al menor.

México arrancó este programa para la búsqueda de menores en Mayo de 2012. Es el décimo país en implementar este programa y el único en Latinoamérica. La PGR, a través de la Fiscalía especial para los Delitos de Violencia contra las Mujeres y la Trata de Personas es la encargada del programa. Su naturaleza de Alerta hace que estén involucrados en el programa de manera ineludible los medios de comunicación, la SCT, y la CNDH.

Y cuando revisamos los requisitos para su activación no podemos dejar de recriminar la lentitud de la procuraduría de Guanajuato para actuar, en este caso que ha sido una cadena de tragedias. Veamos: la abuela denunció la desaparición de la menor de edad, (requisito 1), se contaba con información física, fotografías  de la menor y ubicación del lugar dónde se le vió por última vez y la identificación de los probables sospechosos (requisito 2), la muerte violenta de su madre supone que hay un riesgo para la bebé (requisito 3) y el requisito 4, que es que una autoridad o departamento de policía valide la desaparición fue el que tardó casi un mes.

El uso de la tecnología es una herramienta que sirve para la máxima difusión de la alerta, se usa Plataforma México de la Secretaría de Seguridad. El Registro Nacional de Personas extraviadas, el directorio nacional de enlaces participantes y los medios de comunicación para la máxima difusión como radio, televisión, mensajes de telefonía móvil y redes sociales como facebook y twitter.

Los expertos indican que las primeras horas tras la desaparición de un menor son vitales, por lo que su difusión se hace apremiante para poder llegar al mayor número de personas posible. Cada estado de la república cuenta con una coordinación de alerta AMBER que está a cargo de la persona que designa el titular de la Procuraduría de Justicia de la entidad y funge para efectos del Protocolo, como enlace AMBER.

Según el protocolo, la activación de la Alerta será de manera inmediata, sin dilación alguna, con previa evaluación de las circunstancias del caso que se trate. Y es entonces que resulta ineludible preguntarnos si desde el 22 de Septiembre, declarar la alerta AMBER el 18 de Octubre fue lo más inmediato que pudo hacer la Procuraduría de Guanajuato. Y si la evaluación de las circunstancias no dió para agregar información que ayude a la localización ya que en todos los medios nacionales resalta el párrafo que dice que el reporte no hace referencia de las circunstancias ni el lugar de su desaparición.

Alerta AMBER es una herramienta nacional de máxima difusión para coadyuvar a la localización de menores desaparecidos, que no sustituye de ninguna manera la investigación y las tareas que debe estar llevando ahora la Procuraduría de Guanajuato para dar con el paradero de la hija de Laura Patricia y poner punto final a esta lamentable historia.

 @BetyManrique

Homo Economicus | Por: Jesús Soria Narvaez

37ES11C2 Homo Economicus Jesus Soria Pacto por Mexico

Economía y fútbol

¿Deporte nacional o industria de unos pocos?

 

“Todo acto humano es fundamentalmente un acto económico”

 

Sin duda, el deporte más popular en nuestro país es el futbol. Seis de cada 10 ciudadanos en México son aficionados a este deporte. Y esta afición además, genera costos y beneficios para los aficionados y sin duda para los jugadores y directivos principalmente.

De inicio, el futbol en nuestro país genera aproximadamente el 0,7% de la riqueza producida en un año (los economistas le llamamos a esto PIB). Algo así como 90,000 millones de pesos por año, monto que por cierto difícilmente se ve reducido en periodos de crisis, sino que al contrario se ve incrementado toda vez que este deporte funciona como una válcula social de escape a los problemas personales y sociales. Es decir, ante escenarios difíciles económica y personalmente los aficionados buscan en este deporte un temporal y eventual “alivio” a sus males y desgracias.

En los sectores económicos adicionales también repercute este deporte. Un ejemplo, en 2012 tras el pase del equipo de León a semifinales el ambiente que se vivía en las “picas” o pequeños talleres de calzado en la ciudad hizo que la productividad se incrementara cuando el equipo obtenía buenos resultados. De manera inversa, cuando el equipo perdía (o pierde), se había registrado (registra) una disminución en la productividad.

Y esto sucede en mayor o menor medida en aquellas zonas o regiones dónde el futbol está fuertemente arraigado en la sociedad como actividad de entretenimiento o distractiva. Familias enteras y amigos acuden a los estadios a apoyar a su equipo, quienes no pueden hacerlo por cuestiones de capacidad (mercado finitos) o de precio de los boletos (sensibilidad o elasticidad-precio) observan los partidos en bares, restaurantes generando un consumo siempre importante cuando hablamos de datos o cifras agregadas.

No es ningún secreto el porqué todos los equipos incrementan los precios de sus boletos cuando éstos se encuentran en partidos de finales y de trascendencia.

Tal vez por esta afición, es que México es uno de los países que más dinero mueve en este deporte en toda América Latina. Sólo despúes de Brasil, somos la nación que más reflejamos esta actividad económica. En Argentina, son más apasionados de este deporte, pero las condiciones estrcuturales de su economía no permiten que los inchas o aficinados destinen mayores recursos a ello y por ende, su aportación a la riqeuza nacional es menor que en el caso mexicano. En Europa por ejemplo, España es de los países en los que más se refleja el impacto económico del futbol con un 1,7% con respecto de su riqueza o PIB. El dinero que produce y mueve el balompié mexicano significa mucho más del doble del presupuesto del estado de Guanajuato por ejemplo.

De manera general, el futbol es toda una industria. Tiene todas las características para enmarcarlo como un sector formal de actividad económica. Mire usted, este bello deporte tiene consumidores, que son los aficionados (es un mercado imperfecto y oligopólico con barreras a la entrada y pocos dueños de equipos), los equipos tienen una cartera de productos que les reportan ingresos por varios conceptos (entradas al estadio, derechos de trasmisión, venta de jugadores, concesiones de uso de nombre comercial y de jugadores, etc.), tienen ineludiblemente estrategias de mercadotecnia que los hacen más deseables (para ejemplos, véase América, Guadalajara y la Selección Nacional, de los equipos que mejor manejan estas estrategias de mercadeo), los futbolistas son trabajadores formales, requiere infraestuctura (estadios y campos de entrenamiento, entre otros elementos.

Derivado de lo anterior y entendiendo que el futbol es una actividad económica, debe debería generar ingresos fiscales (pagar impuestos). Sí, lamento romper su corazón al decirle que el futbol no es una actividad formativa o de mejora social: es un negocio, genera ingresos y toda decisión está determinada por cuestiones económicas (desde compra de jugadores, designación de directores técnicos de equipos, incluyendo la selección nacional, etc.). Por tanto, todo ingreso debería estar gravado: desde la venta de entradas, derechos de transmisión, ingresos por mercadotecnia y publicidad, dividendos, así como por la venta de activos, como es el caso de los jugadores. En suma, estar plenamente regulado como cualquier otra actividad económica en el país.

Siendo sinceros, el deporte del futbol es una actividad económica relevante. Los números no están tan de la patada, salvo que la selección mexicana no clasifique al mundial. Ahí sí, pierden las empresas, los anunciantes, las cadenas televisoras, los futbolistas, los comercios, los bares y restaurantes. Aunque sin duda, usted puede tener un buen ahorro de dinero o tiempo que sin duda puede invertir en otras cosas como vacaciones, paseos y/o compartir con la familia.

@j_snarvaez

Homo Economicus |Por Jesús Soria Narvaez

37ES11C2 Homo Economicus Jesus Soria Pacto por Mexico

¿Podemos aprender de las catástrofes?

El costo humano y social de la negligencia y corrupción

“Todo acto humano es fundamentalmente un acto económico”

Hace días dimos cuenta de la conmemoración de un año más del terremoto que dejó incontables víctimas principalmente en la ciudad de México aquella mañana del 19 de septiembre de 1985. A 28 años de la tragedia, hoy los mexicanos sufrimos un nuevo desastre natural que está teniendo desafortunadamente altos costos humanos e incuantificables pérdidas materiales.

Los desastres y tragedias naturales no deberían sorprendernos o al menos, no deberían “costarnos” tanto en términos de vidas humanas y económicos. En todas partes del mundo suceden eventos de esta naturaleza y nuestro país no es la excepción. Esto, por su posición geográfica, condiciones geomorfológicas y orográficas, entre otros elementos.

Dado que este tipo de eventos naturales son ineludibles, es cierto que ante ello lo único que también debería ser ineludible es la prevención. Señala en una columna reciente María Amparo Casar que en casi todos los ámbitos de la vida la prevención es siempre mejor que la contención. Y sin embargo, aún cuando en nuestro país hemos avanzado enormemente en el tema de la prevención y protección civil, seguimos teniendo eventos que desafortunadamente nos regresan a nuestra realidad en la materia. El avance que puede significar en términos de prevención  y protección civil se reduce o se neutraliza cuando ante la tragedia observamos que otros elementos no le abonan al tema de la seguridad e incluso potencian la tragedia: la negligencia y la corrupción.

La primera si bien lamentable, puede ser entendible (no justificable) ante ciertas condiciones y en ciertos casos. Se entiende entonces, la negligencia como acción realizada bajo descuido, omisión, sin esfuerzo o aplicación “debida o correcta” ante un caso particular. Esto insisto, puede ser entendible por falta de información, de recursos, de tecnología, constricciones de tiempo, etc. Por decirlo de otra manera, hay expertos que señalan que hay una “tasa natural” de pérdidas derivadas de las tragedias. Es decir, hay un nivel natural y entendible de pérdidas humanas y sociales en todas las sociedades simple y sencillamente porque la realidad y complejidad de variables y actores que interactúan son tan amplias y complejas que nunca será posible asegurar que no exista alguna pérdida de vida humana o material en algún momento y en algún lugar. Sin embargo, este debería ser el menor costo posible.

La segunda, la corrupción, no es de ninguna manera ni entendible ni mucho menos justificable. Y desafortunadamente en nuestro país muchas desgracias y tragedias (incluso naturales) han tenido derivado en mayores pérdidas debido a la presencia de actos de corrupción pública y privada. Sin exagerar,  la corrupción entonces, puede atentar contra la subsistencia humana y social.

Por ejemplo, durante mucho tiempo las empresas tabacaleras y más recientemente las empresas refresqueras negaron o argumentaron que sus productos estuvieran asociados o vinculados con algún tipo de cáncer u obesidad respectivamente. Fueron muchos años en los que los consumidores no tuvimos información importante para modificar nuestros hábitos y prácticas de consumo. Ahora hay más información y creemos estar conscientes (de alguna manera) del potencial daño que podemos provocarnos al consumir o abusar de determinado producto. Bueno, esto sucedió derivado de una omisión (¿o acuerdo?) provocado por un acto de corrupción. Así, hoy México es un país de personas con obesidad y sobrepeso y ahora pretendemos mitigar su incidencia a través de impuestos a las bebidas azucaradas, prohibiendo la venta de alimentos chatarra y difundiendo mensajes sobre buenos hábitos de alimentación. ¿Tarde? No lo sabemos, pero sí sabemos que ahora nos costará mucho social y económicamente hablando a los gobiernos y a las familias en general. Al respecto, se estiman los costos del sistema de salud de nuestro país (y de las familias) para atender tanto diabetes como sobrepeso en alrededor de 45,500 millones de pesos al año. Algo así como 5 veces los daños causados por “Ingrid” y “Manuel”, según las estimaciones preliminares y parciales de esta tragedia.

¿Quiere otro ejemplo de corrupción y su impacto en las tragedias? Según las cuentas de twitter tanto del Sistema Nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación como del Gobernador de Guerrero (por ubicar el lugar que ha sido más afectado) algunos de los primeros mensajes de alerta y precaución fueron del 12 y 13 de septiembre. Es decir, entre 24 y 48 horas antes de la ocurrencia de las peores desgracias en los municipios de Guerrero. No se actuó sino hasta el día 16 por la noche. Corrupción obviamente no, pero ¿negligencia?

Otro ejemplo de negligencia (¿o corrupción?), es cuando el Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, propone la creación de un “fondo” presupuestal para atender las consecuencias y los costos que implican las marchas en el DF. Nuevamente, es mejor reaccionar y pagar las consecuencias de estos eventos antes que regularlas o aplicar la ley.

Ahora, ¿quiere ejemplos más cercanos a nuestra realidad? Por favor analice la ocurrencia en su entorno de lo siguiente:

a) falta de planeación y ordenamiento territorial;

b) desordenado desarrollo urbano causado por invasiones;

c) se siguen permitiendo asentamientos humanos en laderas de cerros, en sitios irregulares sin los mínimos servicios públicos;

d) instalación de gasolineras y/o gaseras (que aunque en menores casos pero no dejan de implicar riesgos potenciales hacia la población);

e) construcción de obra pública e infraestructura con mala calidad o sin cumplir con las especificaciones y normatividad en materia;

f) cauces de ríos no atendidos durante años,

g) industria con potencial de riesgos y daños sin normar y/o regular;

h) municipios, zonas o sectores sin atlas de riesgos, planes de protección y de contingencias,

i) no difusión de las medidas de prevención y protección; etc.

¿Es posible aprender algo de las catástrofes? O ¿debemos “chocar dos veces con la misma piedra”?. Desarrollo no es lo que nos pasa sino lo que hacemos con lo que pasa. La catástrofe puede surgir de un accidente, una falla de cálculo, un descuido o ignorancia. Pero repetir el error es no haber aprendido del primero. Una  lección es aprendida cuando el  conocimiento que se obtiene en la experiencia prepara, mejora y previene el desempeño futuro. Y la lección que debemos aprender mejor ahora que más tarde es que la negligencia y la corrupción (ésta última más determinantemente) tiene su “cuota” e impacto en la magnitud de los costos humanos y económicos de las tragedias. Sin erradicar o disminuir esto, seguiremos lamentado pérdidas en el futuro. Esta será la verdadera tragedia y no “Ingrid”, “Manuel”, “Catrina”, “Paulina” o cualquier otro nombre que recuerde.

Comentarios y sugerencias: jesus.soria.narvaez@gmail.com  | Twitter: @j_snarvaez