Indemnizaciones a funcionarios: El alud que viene.

 

MaryC Rivera

La semana pasada la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió un amparo conforme la ponencia del ministro Alberto Pérez Dayán sentando un precedente relevante para estos tiempos de transiciones gubernamentales.

El voto a favor fue para reconocer que los trabajadores de confianza del Gobierno Federal tienen tanto derecho a la indemnización de 90 días de salario más sus 20 días por cada año laborado, como lo tienen los trabajadores de base, argumentando que deben gozar de los mismos derechos a la estabilidad y permanencia en el cargo.

El fallo reviste importancia ante el anuncio de ajustes en el Presupuestos de Egresos de la Federación del próximo año en cuyas memorias de cálculo se estima el recorte de unos 16 mil funcionarios federales entre personal de honorarios y de estructura.

Y como no hay plazo que no se cumpla, el criterio resulta también relevante para todos los gobiernos municipales de Guanajuato en el cada vez más cercano diez de octubre y sus relevos en los gobiernos locales.

Si ponemos atención, la sentencia también puede leerse redundando en que no hay razón legal para destituir, remover o cambiar a los funcionarios, aún de confianza, por motivos presupuestales o términos de trienio o sexenio, hacerlo es lisamente un despido injustificado. Y en los hechos, para Guanajuato el criterio no es nuevo, nuestro Tribunal administrativo en numerosas controversias ha fallado en ese sentido.

¿Cuál sería entonces la diferencia? Supongo que la generalización de ese conocimiento y su práctica. Es decir, que no sólo uno o dos funcionarios llevaran a tribunal sus argumentos, sino la mayoría o la totalidad de ellos.

Hace unas tres semanas platiqué con el Alcalde Interino de San Luis de la Paz -abogado administrativista dicho sea de paso-, en una entrevista exclusiva sobre varios temas, hablamos también de las liquidaciones.

-¿Hay partida de liquidaciones Alcalde?- pregunté.

– Está contemplada una partida que prevé que los integrantes del Ayuntamiento recibirán la compensación que está contemplada en la Ley para el Ejercicio y Control de los Recursos Públicos para el Estado y los Municipios de Guanajuato, la llamada “Ley de manos limpias” y recibirán éstos el Fondo de Retiro que desde el primer año se ha formado con las aportaciones que quedaron acordadas y las que hace el Municipio.- concluyó su respuesta.

Y luego de una pausa frente a mi silencio, de manera literal dijo que “es muy importante enfatizar en que la ley establece el cambio de gobierno y eso significa que se renuevan los Ayuntamientos y además de ellos el Secretario del Ayuntamiento, Tesorero y Contralor; después de ellos no hay más movimientos, no establece la ley que sea cambio de equipo” dijo. Remató argumentando que los trabajadores de base tienen derechos y el que el próximo gobierno deberá respetarlos y que si determina nuevos nombramientos habrá que respetar también los derechos que tengan los trabajadores de confianza.

O dicho de otro modo, al buen entendedor pocas palabras.  Llegará el día de tener juntos a los unos y a los otros, dos directores por dependencia o el pago millonario de indemnizaciones. ¿En cuánto nos saldrá el cambio de color?

Deja un comentario