Centro SCT: vacaciones en Nueva York

7ES12C1F1 Arnoldo Cuellar

El uno y el dos de la estructura de mando de SCT en la entidad, Leoncio Pineda y Secundino Parra, se fueron juntos de vacaciones a la Gran Manzana; aquí se acumulan los pendientes.

Mientras las carreteras de Guanajuato se hacen pedazos por las lluvias y la falta de mantenimiento adecuado, ahí está la transitada autopista 57 en el norte del estado para muestra; mientras obras recién inauguradas ya requieren reparaciones, como le ocurrió al Puente Madrazo del Bulevar Morelos de León, los altos funcionarios del Centro SCT de Guanajuato ni sudan ni se acongojan.

Para muestra ahí está el hidalguense Leoncio Pineda Godos, titular de dicho Centro, quien se hace acompañar en estos días de su subdirector el michoacano Secundino Parra Moreno, en un largo viaje de placer por Nueva York.

Entre tanto, en Guanajuato se acumulan los pendientes. La licitación de la urgentes reparaciones a la carretera 57 han debido esperar a que los dos principales responsables de la Secretaría que dirige Gerardo Ruiz Esparza regresen de su paseo veraniego.

Sin embargo, lo grave no es que los funcionarios resulten paseadores, que a lo mejor se lo tienen bien merecido y encontraron descuentos favorables en una ciudad donde los cuartos de hotel de media tabla están en 500 dólares por noche. Lo verdaderamente delicado es que hay cada vez más la certidumbre de que la actual administración del Centro SCT está inmersa en una dinámica de moches y corrupción.

Aunque ya los constructores afiliados a la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción en Guanajuato prefirieron no protestar por la presencia de empresas provenientes de otras entidades, sobre todo de Hidalgo, la misma tierra de Pineda Godos, ante las amenazas de verse bloqueados en sus intentos de licitar, persiste la inconformidad por la exigencia de acatar lo que ya ha dejado de ser diezmo para llegar a un 20 por ciento, lo que significa que las empresas guanajuatenses, si quieren trabajo, deben olvidarse prácticamente de la utilidad.

Llama la atención que mientras a nivel nacional tanto el gobierno de Enrique Peña Nieto como la gestión de Gerardo Ruiz Esparza no viven su mejor momento, producto precisamente del debate sobre la incidencia de la corrupción en malas decisiones de gobierno, los funcionarios de segundo nivel no se percaten de esta crisis de credibilidad y se dediquen, alegremente, a saquear a la sociedad utilizando cargos de responsabilidad pública.

En mucho contribuye a esta situación la inexistencia, para efectos prácticos, de la Secretaría de la Función Pública, donde un fantasmal Virgilio Andrade, tan parecido a la Isabel Tinoco de Miguel Márquez, apenas va a presentar conclusiones del escándalo Higa – Casa Blanca, algo que también toca el terreno de la SCT.

Otra omisión delicada es la del propio Miguel Márquez Márquez, gobernador del Estado, quien se encuentra permanentemente informado de las irregularidades que se suscitan en las delegaciones federales, como es el caso, pero que ha evitado litigar los asuntos ante la Federación, temeroso de que haya reacciones que afecten los programas de inversión en la entidad.

Así, se puede entender con claridad que Pineda Godos y Parra Moreno, uno y dos del Centro SCT en Guanajuato, puedan andar tan campantes de vacaciones veraniegas, al mismo tiempo y juntos, en la Gran Manzana, si aquí se encuentra protegidos por complicidades voluntarias e involuntarias, pero en ambos casos igual de lesivas de la buena administración de los recursos públicos.

Mientras aquí, seguiremos batallando con auténticos socavones en las carreteras federales; con obras que se deterioran al poco tiempo de concluidas, como el caso de la reparación en la Dolores Hidalgo – San Diego de la Unión; y con obras que se posponen eternamente por incapacidad de gestión, como la nueva carrera San Miguel Allende – Aeropuerto de Guanajuato.

A su regreso, relajado después de pasear por las echas aceras neoyorquinas y quizás recuperado de los sinsabores de la función pública en los escenarios de Broadway, Pineda Godos se apresta a dejar la delegación para regresar a su natal Hidalgo a proseguir su carrera política.

En todas partes el buen Leoncio dice que es uno de los hombres más cercanos a Miguel Ángel Osorio Chong. Sin embargo no lo parece: no sería el mejor momento para unas vacaciones de ensueño justo cuando su guía y líder político vive el vendaval de la fuga del Chapo Guzmán. O, a lo mejor, y visto también lo que pasa en la SCT, solo ocurre que el señor director es un irresponsable. Suele suceder.

@arnoldocuellaro

Deja un comentario