Ramo 33: la batalla se torna partidista

7ES12C1F1 Arnoldo Cuellar

El cambio en las reglas de operación de los fondos contemplados por el Ramo 33 del Presupuesto Federal les han caído de peso a los municipios de casi todo el país, pero particularmente a aquellos gobernados por partidos distintos al PRI.

Estos recursos, que forma parte de las transferencias de la Federación, constituyen buena parte de la inversión de los municipios en obras y su ejercicio se encuentra sujeto a objetivos establecidos por la Ley de Coordinación Fiscal.

Dentro del Ramo 33 se encuentran los recursos destinados al combate a la pobreza, dentro de fondos como el de Infraestructura Social o el de Aportaciones a los Servicios de Salud. Estos y otros recursos de ese mismo renglón presupuestal, fueron modificados para este 2014, en base a diagnósticos realizados por el Inegi.

Los municipios han encontrado inconsistencia en los nuevos lineamientos emitidos por la Sedesol. Alcaldes de varios municipios del estado señalan que las vocalizaciones ordenadas por las nuevas reglas de inversión dejan fuera a polígonos con muchas necesidades para favorecer a otros que no cumplen especificaciones de densidad poblacional y nivel de carencias.

Los alcaldes panistas han sostenido reuniones con su partido y con funcionarios del gobierno estatal para gestionar un cambio en las reglas de asignación del Ramo 33 vigentes este año. Hasta ahora todavía no se decide una estrategia seguir.

El tema motivó un pronunciamiento en la reunión de la Asociación Nacional de Alcaldes, filial del PAN, realizada en Irapuato la semana pasada. Allí se acordó solicitar un replanteamiento de las reglas de operación del 2014.

A estos reclamos les respondió la delegada de Sedesol en Guanajuato, Claudia Navarrete, una aguerrida militante priista que suele orientar parte importante de su activismo como funcionaria al municipio de Irapuato, de donde es originaria, por el que fue candidata a diputada local y donde se asienta su proyecto político personal.

La funcionaria les dijo a los alcaldes inconformes, palabras más o menos, que si no logran los objetivos de inversión no es por culpa de los lineamientos y conceptos de aplicación, “sino porque no están capacitados”.

La nueva confrontación de Navarrete con autoridades locales, sobre todo panistas, no es la primera ni será la última. La gran pregunta que queda pendiente es si la titular de Sedesol seguirá manteniendo una representación altamente partidista en Guanajuato y si piensa llegar así al 2015.

De ser así, los dolores de cabeza y las pugnas de carácter político estarán a la orden del día los próximos meses, con todas las consecuencias que eso pueda traer para el correcto ejercicio de la política social del presidente Enrique Peña Nieto en Guanajuato, algo sin lugar a dudas prioritario para la administración federal, si nos atenemos al discurso oficial.

Deja un comentario