Kinografía | Por: Berenice Muñoz Valdivia

Berenice Muñoz

¿Sí se puede?

Queridos lectores: ¿Sí se puede? Es la pregunta constante en los dos filmes que les presento esta semana. Por un lado tenemos al documental de Olallo Rubio “Ilusión Nacional”, una narrativa visual de la historia del futbol mexicano como parte de nuestra sociedad y nuestra historia. Y por el otro, contamos nuevamente con una adaptación de una saga literaria: “Divergente” (Dir. Neil Burger).

Olallo Rubio, director de documentales como “Y tú, ¿cuánto cuestas?” y “Gimme the power”, donde criticó fuertemente a la sociedad mexicana por sus hábitos de consumo y por su sistema de gobierno, respectivamente, ahora presenta un filme más amable y menos crítico, y sin embargo, con un alto nivel histórico.

La sociedad mexicana ha tenido al futbol como parte de sus ilusiones desde hace décadas, inspirando el pensamiento de “sí se puede”, a pesar de que “no se ha podido” mucho, y por tanto, incluso para las personas que no gustan demasiado de dicho deporte, es fundamental conocer su historia y el contexto social en el que se ha desarrollado, tarea con la que Olallo Rubio nos ayuda, permitiéndonos  revivir (o vivir por primera vez) aquellos momentos que hicieron vibrar un país entero. Muy recomendable y disfrutable para aquellas personas fanáticas del balompié, y obligada para personas, que como una servidora, desconocen esta fundamental parte de la historia nacional.

En cuanto a “Divergente”, adaptación de la saga literaria escrita por Verónica Roth, la pregunta es ¿sí podrá superar a “Los Juegos del Hambre”?, y es que es imposible leer o ver esta historia de rebelión adolescente contra un sistema de clases sin que a nuestra mente llegue la saga protagonizada por Jennifer Lawrence. Tal vez si esta película hubiera llegado en otro momento hubiera logrado excelentes críticas, pero el hecho es que una sombra muy grande cubre todo lo bien hecha que pueda estar esta adaptación.  Aún a pesar de eso, es una historia con un poco de acción, reflexión, suspenso y hasta amor que arranca más de un suspiro, sobre todo del público femenino adolescente. Una buena historia, visualmente agradable, pero con una pregunta en el aire que sólo ustedes podrán contestar: ¿sí se pudo?

Deja un comentario