Fiestas infantiles en la Expo

Pablo Cesar

La sorpresa ahora es que la Expo Guanajuato Bicentenario se renta para fiestas infantiles. Por una módica cantidad, usted puede hacer una fiesta para sus hijos en este parque con piñata, payasos y diversión.

Lo único que nos faltaba.

La Expo Guanajuato es un espacio espléndido, grande, cómodo, práctico, atractivo y agradable, pero tiene dos problemas: nos es autofinanciable y los turistas no acuden como se hubiera querido.

La Expo Guanajuato es un gran espacio público, pero está muy lejos de todo y eso complica las cosas. No hay transporte público y no hay forma de llegar ahí. Fue construido en medio de varias ciudades, con la intención de atraer a visitantes de León, Silao, Guanajuato, Silao, Irapuato y Salamanca, pero nadie se siente dueño de este lugar. El resultado es que un balneario como Splash, por ejemplo, o la Villa Gasca, tienen más visitantes que la Expo. ¿Por qué un balneario simple con albercas tiene llenos completos mientras la Expo tiene pocos visitantes?

La Expo requiere un replanteamiento. Hay quienes piden ahí un parque de diversiones, hay quienes piden juegos mecánicos y hasta albercas, pero no hay aún un proyecto para hacerla un éxito. El Gobierno del Estado debe hacer un plan para convertirla en un espacio público que sea orgullo de los guanajuatenses. El sitio es muy bonito e impactante, pero necesita algo. Algo que obviamente no son las fiestas infantiles, ni las bodas, ni los XV años.

Hay que ponerle un poco de imaginación. Señores del Gobierno, hay que ponerse a pensar que para eso les pagamos. Ya está la Expo aquí. Ya está lo más difícil que es la inversión. Ya gastamos. Ya está la obra. Ahora sólo falta un proyecto atractivo que le dé sentido a la infraestructura. ¿Es mucho pedir?

@pccarrillo 

Deja un comentario